I TRIATLÓN "CIUDAD DE MONZÓN"


Nueva entrada, nueva "colaboración externa" y nuevo becario! El segundo en la historia de mi blog, para ser más concretos. Si el primero fue mi tío Óscar, al que envié al Maratón de Barcelona para que luego me escribiese unas líneas; esta vez le ha caído el muerto a mi amigo Alejandro Mariño, que nos va a contar su primera experiencia en un triatlón. Fue el pasado 2 de septiembre, mientras yo me peleaba con los 22 kilómetros el desierto de Belchite. Triatlón de distancia súper sprint: 500 metros nadando en piscina, 10 kilómetros de BTT y 3 kilómetros corriendo. 

En realidad, a la cita acudieron dos amigos míos: Alejandro y Javier. Me hubiera gustado acompañarles y debutar los tres a la vez pero no pudo ser. Me sirve con entrenar habitualmente con ellos y correr juntos este sábado el Medio Maratón de Barbastro! Tras dar la paliza durante mucho tiempo para que alguno escribiera algo, me hace una ilusión tremenda poder subir estas líneas al blog. Espero poder subir muchos otros relatos de muchos otros becarios...esto acaba de empezar! Sin más, os dejo con Alejandro y su crónica del triatlón. 


CRÓNICA DE ALEJANDRO DEL I TRIATLÓN "CIUDAD DE MONZÓN"


El pasado domingo 2 de septiembre se disputó la I edición del triatlón “Ciudad de Monzón” en las instalaciones del Airon Club. Primer triatlón para la ciudad montisonense y también para mí.

Hará un mes y medio aproximadamente, Martín Cubelos, mi amigo e instructor deportivo, me planteó la idea de apuntarnos a tal evento. Sonaba bien, distancias “asequibles” y todavía un mes para prepararlo. Conforme madurábamos la idea las expectativas de Martín en la prueba empezaron a caer. Fue realista, y aunque ilusión no le faltaba sus problemas de oído se convirtieron en una verdadera traba a la hora de preparar la fase de piscina. La fecha comenzaba a acercarse. El entreno para la prueba comenzó 18 días antes del debut. Debo puntualizar que salgo a correr habitualmente. Los entrenamientos se convirtieron en combinaciones de nado + bicicleta, ésta última era lo que más temía ya que no iba en bici hace mucho tiempo. Visité las instalaciones del Airon Club para conocer el terreno en el que se iba a disputar la prueba, en particular el circuito de bici, 2 vueltas a un trazado de 5km modalidad BTT, bastante más técnico de lo que me esperaba.






Llegó el 2 de septiembre y allí estaba, ante mi primer triatlón. Todo comenzó con un suave calentamiento de carrera continua, para mí con eso bastaba. Recogí los dorsales, gorro y demás útiles para identificarse en la prueba y por último, prepare el box para las transiciones. Ya estaba todo listo, últimas indicaciones de los organizadores y al agua. Comenzó muy rápido, casi no me había aclimatado a la temperatura que ya estaban dando la salida, y como no me encontraba cómodo me quede en los puestos más retrasados del grupo. La fase de piscina se puede resumir en golpes, interrupciones y la sensación de estar haciendo algo totalmente nuevo. Costó pero conseguí coger un ritmo constante, estaría en los 200 metros cuando lo alcancé. Tras 500 metros a nado terminó la primera fase. Salí del agua en unos 10 minutos. 100 metros separaban la piscina del box donde estaban las bicicletas. Zapatillas, camiseta, dorsal, casco, y a pedalear. 



Aquí llego el punto de inflexión de la prueba, aparecieron mis amigos los calambres. La falta de costumbre con la bicicleta hizo sus efectos y cuando más me quería exigir...“zas”, primer aviso. Con esa sensación de incertidumbre, y al no saber cómo me iba a encontrar, tuve que plantear un ritmo suave, justo para terminar. 32 minutos pensando con las piernas, bicicleta al box y a correr, 3km me separaban de la línea de meta. Como imaginaba, al comenzar la carrera a pie volvieron los calambres, definitivamente paré a estirar. Fueron 2 vueltas a un circuito de 1,5 kilómetros. Cogí el ritmo y hasta el final.



Las sensaciones fueron buenas para ser mi primera vez, pero me quedó un ligero mal sabor de boca al no haberme exigido más por culpa de los dichosos calambres. Entré en la meta de la mano de mi amigo y compañero de entrenamientos Javier Villar. Pese a que he escrito esto en primera persona, él estuvo presente en todo lo que he contado. Ahora nos planteamos nuevos retos y como diría Martín, “también deportivos”.

Al fin consigo terminar esta crónica para el propietario del blog, aunque no lo creáis es ahora cuando termina mi triatlón. Espero haberlo explicado con claridad.

Gracias por la atención prestada, un saludo.

Alejandro Mariño

Comentarios

  1. Martin "instructor deportivo" ??? jajaja.
    Enhorabuena por vuestro primer tri.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Si, así es. Cada uno aprende del que puede.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario