viernes, 4 de mayo de 2018

LOS VINOS DE ABRIL 2018

Si hay un mes en el que vengo al blog con vinos de sitios "raros" es este. ¡Y qué vinos madre mía! Cada uno tiene su historia, su motivo y su momento... pero vaya pepinazos. En abril propongo un espectacular viaje por Tenerife, Jura y Georgia.


EL LANCE 2015. Vijariego Negro, Tintilla, Listán Negro, Baboso Negro y Malvasía Rosada. Suerte del Marqués. DO Valle de la Orotava (España)

Solo con leer la lista de variedades de uva que han caído dentro de esta botella ya se puede uno imaginar la magnitud y complejidad de este vinazo. ¡Cinco tipos de uva que solo vas a encontrar en las Islas Canarias ni más ni menos!

Suerte del Marqués es una de esas bodegas que últimamente suenan mucho y que aparecen por todos los "corrillos" de vinos. Situada en la isla de Tenerife y a los pies del volcán Teide, pertenece a una de las DOs más pequeñas y originales de España, la DO Valle de la Orotava. Una de las muchas DOs canarias que se ha decidido a explotar y exportar al mundo su principal singularidad que, ¡alabado sea!, no está tanto en los vinos sino en el campo: el cordón trenzado.

El cordón trenzado es una forma de conducción del viñedo que se trabaja en muy pocos sitios del mundo, por no decir que este es el único. Mucho mejor que explicarlo yo y decir alguna barbaridad, es que pinchéis en este link en el que la propia DO muestra vídeos y aporta información de primera calidad. ¡Vais a alucinar viendo cómo trabajan allí las viñas!

Si a esta exigente labor le sumas la naturaleza volcánica de las Canarias, es lógico que estos vinos muestren un carácter único e impactante que no encuentras en ningún otro lugar... ¡eso sí que es terroir y lo demás tonterías! El Lance es un tinto ligero y sedoso en boca, traslúcido a los ojos y espectacular en nariz. Cuando descorchas la botella y acercas el morro a la copa aparece la cerilla, la piedra caliente, el azufre, algo tipo quemado o rozado. ¡El primer golpe aromático es muy bestia! Luego el vino se va abriendo y tranquilizando, sigue presente de fondo ese perfil volcánico pero ya con otros matices más amables que hacen que la "experiencia Suerte del Marqués" sea 100% recomendable. ¡A la que podáis probar algo de esta gente o de esta zona!


CHÂTEAU-CHALON 1999. Savagnin y Chardonnay. Domaine Chevassu-Fassenet. AOC Château-Chalon, Jura (Francia)  

¡Vamos por partes! El viernes 13 de abril fui a Zaragoza con Judith para el concierto de Fito & Fitipaldis en el pabellón Príncipe Felipe. ¡Guay! En directo Fito nunca defrauda, es un valor seguro. A la mañana siguiente, ella se apuntó a un curso y yo tuve la mañana libre, rato que aproveché para quedar con unos amigos y conocer por mi cuenta uno de esos sitios que hace tiempo tenía en mi lista de deseos: Absinthium.

Absinthium es un restaurante de recopetín con sherry bar en pleno Coso de Zaragoza (como lo lees, una especie de sueño hecho realidad). A lo mandos del barco está Jesús Solanas, un sommelier respetadísimo por todo el mundo que ha formado a muchos de los jóvenes que ahora despuntan en el panorama internacional del vino. Al igual que mi querido Antonio Lopo en Barcelona, Jesús es una enciclopedia vinícola andante y además, su generosidad y pasión por compartir conocimientos y experiencias cuando se presenta la ocasión no tiene límites.

Serían las 12:30 de la mañana cuando me presenté tipo "hola buenas" en el Absinthium que, dada la hora, todavía estaba cerrado al público. Tras llamar varias veces, se abre la puerta y aparece Jesús en persona. ¡Ese tipo al que había visto mil veces en entrevistas, artículos y RRSS estaba ahora ahí delante mío! Le digo que vengo a conocer el bar porque me flipan los vinos de Jerez y he odio hablar mucho y bien del sitio, y que lo siento si molesto. Aunque todavía no están de servicio, me invita a pasar y me sienta en la barra (supongo que no todos los días aparece en tu puerta alguien joven diciendo que le gustan los jereces).

Empezamos a hablar de vinos y él empieza a servirme copas. Yo en ningún momento le pido nada, todo me lo sirve él a ciegas. Al rato empiezan a entrar los comensales del restaurante y aunque ya no puede estar tanto conmigo, sigue sirviéndome rarezas mientras yo disfruto escuchándole embobado. Al final, la "captura del día" se resume en las siguientes copas: Château-Chalon 1999, vino tónico Jerez Quina, Palo Cortado Peña del Águila, Oloroso Callejuela "El Cerro" y Vermouth Giuseppe Carpano 1786. ¡Además de una tapa a medio camino que estaba para volverse loco!

Elijo el Château-Chalon de Jura por elegir alguno y porque estaba bueno de narices, pero en realidad cualquiera de esas botellas estaba increíble y tenía detrás una historia digna de contar. Siempre recordaré la mañana del 14 de abril de 2018 como un momento muy especial en el que volví a comprobar que en el vino, las mejores personas son aquellas que disfrutan enseñando y compartiendo. Por eso, antes de cerrar el post quiero agradecerle a Jesús Solanas esos minutos mágicos que me dedicó con su servicio impecable y su sabiduría impagable. Personas como él aportan valor al vino y hacen que este mundo sea tan magnético e interesante. Y por si fuera poco... ¡es de Aragón copón! 


SAPERAVI 2016.  Saperavi 100%. Pheasant's Tears. Kakheti (Georgia)

Dicen los sabios y estudiosos del vino que las primeras bodegas de la Historia aparecieron por la zona del Cáucaso, donde nosotros actualmente colocamos Georgia y Armenia aproximadamente. Puede resultar curioso ya que, cuando piensas en vinos del mundo, no es habitual que la cabeza se te vaya a esta enigmática región. Pero así es... ¡en el Cáucaso empezó todo!

Reconozco que hasta que no leí  "Tras las viñas", el libro que escribió Pitu Roca con Imma Puig, yo tampoco sabía gran cosa de los vinos de esta zona. Pero allí se le dedicaba un capítulo entero a Pheasant's Tears, una bodega georgiana propiedad de Gela Patalishvili y John Wurdeman que se presentaba como un lugar místico y reconocido a nivel mundial. Y evidentemente, tuve que hacerme con una botella para probar...

Son vinos naturales que siguen la tradición ancestral georgiana y que se elaboran en qvevris, unas tinajas de arcilla cubiertas con cera de abejas orgánicas y completamente enterradas en el suelo. ¡Un curioso método típico de allí que recomiendo conocer más a fondo en este link!

No sé si es por esta o por otra razón, pero este vino es un cañonazo. Oscuro, concentrado, denso, sabroso, carnoso, con fruta a tope. ¡Una auténtica bomba! Y eso que, según me contó Jesús Solanas en el bar, precisamente esta bodega es de las más comerciales de Georgia porque es la que hace los vinos más refinados o "europeizados". ¡Pues cómo deben ser los demás!


¡Saludos, litros y kilómetros desde Barbastro!

jueves, 26 de abril de 2018

LEYENDO ENTRE VIÑEDOS

Me gusta escribir y supongo que por eso, también me gusta leer. Otra cosa que me gusta (por si no os habéis dado cuenta todavía) es hacer listas. En el blog llevo tiempo haciendo listas de las carreras que corro, de los vinos que bebo, de los posts que escribo... y ahora se me ha ocurrido hacer también una lista de los libros que leo. Tengo curiosidad por saber de qué será la próxima...

Para algunas cosas soy un desorden total, pero para otras como esta me gusta tenerlo todo bien ordenadito y clasificado. Por eso, desde hace 3 años aproximadamente, siempre que me compro un libro apunto la fecha y el sitio donde lo compré en la primera hoja y la fecha y el sitio donde lo terminé de leer en la última hoja. Y ahora, con esa información he hecho un listado de los libros que he leído desde entonces hasta hoy. Ni que decir tiene que antes del 2015 ya leía libros, pero como aun no apuntaba estos datos no me atrevo a añadirlos al listado. 

Aunque sería más romántico hacer la lista a boli en un cuaderno, la hago en el blog por si algunos de los pocos que leáis esto queréis recomendarme algo o viceversa. ¡Por mi encantado! Para eso se supone que los blogs y las redes son "sociales", ¿no?.

La lista se irá actualizando conforme lea más libros. Por cierto, en papel siempre. Para eso sí que soy un romántico y todavía me resisto a la frialdad del eBook. 


2018
  • Los perros duros no bailan (Arturo Pérez-Reverte). La vida en primera persona de un perro callejero que hace años fue luchador. Todo gira en torno a un protagonista muy del estilo de Pérez-Reverte: serio, misterioso, leal, carismático y con sangre fría.  
  • Las aguas de la eterna juventud (Donna Leon). El comisario Brunetti de Venecia se pone a investigar un accidente ocurrido hace años en la ciudad que, como podréis imaginar, no fue tan accidental como lo pintan.
  • Rebelión en la granja (George Orwell). La corrupción, la manipulación y el ansia de poder explicada magistralmente utilizando algo tan inocente como son los animales de una granja. ¡Un libro con un trasfondo espectacular!
  • Los nuevos viñadores (Luis Gutierrez)El "hombre Parker" en España nos presenta a varios bodegueros de nuestro país de forma amena, cercana y rigurosa. ¡14 ejemplos que son 14 espejos donde mirarse!
  • La última pintura de Sara de Vos (Dominic Smith)Es del tipo de libros que me gustan pero, por alguna razón, no me acabó de enganchar. Pintura, misterio, arte e historias cruzadas alrededor de un cuadro holandés del siglo XVII. 
  • La Bodega (Noah Gordon). Narra la vida de un viticultor catalán del siglo XIX que, en el periodo de las Guerras Carlistas, consigue poco a poco su sueño de tener viñedos y bodega propia en su pueblo natal. 
  • Fugas (James Rhodes). Duras páginas en las que Rhodes cuenta su día a día durante una gira de conciertos por Europa luchando todo el tiempo contra las tormentas de su cabeza. Para entender esto, antes hay que leerse "Instrumental".
2017

  • Ese mundo desaparecido (Dennis Lehane). Novela de gangsters de Miami que resulta entretenida aunque con un final un poco flojo. 
  • El libro rojo de la publicidad (Luis Bassat). Una especie de Biblia de la publicidad escrita en 1993 y que, a pesar de ello y todo lo que ha cambiado el mundo desde entonces, todavía tiene aplicabilidad. 
  • El libro rojo de las marcas (Luis Bassat). Libro básico para todos los que sientan curiosidad por el marketing y la vida de las marcas comerciales. 
  • El silencio de la ciudad blanca (Eva García Saenz de Urturi). Historia de asesinatos que engancha y gustará mucho especialmente a los que conocemos Vitoria-Gasteiz.
  • El pintor de batallas (Arturo Pérez-Reverte). Reconozco que me costó terminarlo porque para mi gusto esta historia es demasiado íntima, lenta y filosófica. 
  • La sombra del águila (Arturo Pérez-Reverte). Divertida, ligera y muy fácil de leer. Ambientada en una batalla del ejército de Napoleón en la que se mete sin pretenderlo un batallón español desorientado.
  • Falcó (Arturo Pérez-Reverte). Novela de traición entre espías ambientada en la Guerra Civil española cuyo personaje principal desprende carisma y magnetismo.
  • Crezco (Ben Brooks). La vida de un chaval de barrio en Inglaterra llena de drogas, jaleos y duras experiencias. 
  • La poesía de los números (Daniel Tammet). La belleza de las matemáticas desde la experiencia de un chaval prodigioso para los números que padece sinestesia y síndrome de Asperger entre otras cosas.  
  • Instrumental (James Rhodes). Libro sobrecogedor, emocionante e inspirador. Tras leerlo, fui de propio al Teatro Real de Madrid a ver a Rhodes tocar el piano en julio de 2017. 
  • La música invisible (Stefano Russomanno). Una frikada solo apta para los que disfrutamos con las curiosidades de la música y especialmente de la clásica. 
  • Tras las viñas (Josep Roca e Imma Puig). ¡La sabiduría hecha libro!. No hay nadie en el mundo con la sensibilidad, la empatía y el vocabulario de Pitu Roca para hablar sobre vino. 


2016

  • La aventura del tocador de señoras (Eduardo Mendoza)El único libro de mi vida con el que literalmente he llorado de la risa. ¡Creo que lo he leído varias veces porque es una de mis obras favoritas!
  • Si Beethoven pudiera escucharme (Ramón Gener). El amor, la vida y la música clásica desde la perspectiva optimista y siempre entusiasta de Ramón Gener, un de esos tipos que trabajan en silencio por acercar la cultura a la gente. 
  • Música de mierda (Carl Wilson). Tras este título se esconde todo un ensayo sobre el pop moderno y, en especial, la influencia de la música de Celine Dion.
  • La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón). ¡Uno de los libros que más me han enganchado! De esos con los que aprovechas los 10 minutos del café para leerte unas páginas más. 
  • Marina (Carlos Ruiz Zafón). Un misterio en la zona alta de Barcelona muy del estilo de Ruiz Zafón. Vale la pena leerlo aunque no es tan bueno como "La sombra del viento"
  • Mozart mola y Bach todavía más (Matteo Rampin y Leonora Armellini). Historias ocultas y divertidas de la música clásica que nos ayudan a entender mejor la obra de los grandes compositores.  
  • Escuela de bolsa. Manual de trading (Francisca Serrano). Libro escrito por un ama de casa que aprendió a manejarse en bolsa hasta el punto que ahora vive de eso. Se supone que aquí te cuenta sus técnicas y secretos por si te animas a seguir sus pasos.
  • El lechero en bicicleta (Franc Carreras y Jenny Jobring). Un librito corto súper curioso y muy metafórico que te enseña técnicas de venta a través de un lechero que acude a un mercado con su bici. 
  • Qué vino con este pato (Ferrán Centelles). El primer libro de Ferrán Centelles que analiza con mucha profundidad, claridad y experiencias personales todo los que él sabe sobre maridajes. Que ya es mucho...
  • Economía en colors (Xavier Sala i Martin). ¡Me lo leí de un tirón y en catalán! El dinero explicado muy fácil por un economista brillante que fue tesorero del Barça con Laporta y que siempre viste con americanas de colores. Un libro básico para la cultura general.
  • La tabla de Flandes (Arturo Pérez-Reverte). Hay que leerlo antes de morir, sin más. ¡Una maldita obra maestra!
  • Donde los escorpiones (Lorenzo Silva). Novela de intriga en un campamento de militares españoles destinados en Afganistán.
  • La isla inaudita (Eduardo Mendoza). Un libro que me costó entender y terminar y que no era como esperaba. 
2015
  • El caso de la modelo extraviada. (Eduardo Mendoza). Típica historia divertida de Mendoza ambientada en Barcelona con personajes y situaciones muy surrealistas. 
  • Ética para Amador (Fernando Savater). Uno de esos libros que te hacían leer en el instituto y te la soplaba pero que, unos años después y con algo más de conocimiento, cobra mucho más sentido: un padre le explica qué es la ética a su hijo. 
  • Riña de gatos. Madrid 1936 (Eduardo Mendoza). La imaginación de Mendoza presenta esta vez a un inglés experto en arte que llega a Madrid y se mezcla con los falangistas y Miguel Primo de Rivera.¡Muy recomendable!
  • Arab Jazz (Karim Maiské). Asesinatos de chicas en un barrio de inmigrantes de Paris: jóvenes, delincuencia, drogas, malas compañías, traiciones... ¡una historia completita vamos!
  • Nana (Chuck Palahniuk). Trata sobre una nana que aparece en un libro de cuentos africanos y que tiene el poder de matar fulminantemente al que la escucha. La cosa se complica cuando empieza a morir gente inconexa en la misma ciudad... ¡de los libros más extraños que he leído!
  • A sangre fria (Truman Capote). La historia real de un crimen sin motivo en Kansas y de cómo los asesinos son capturados y ejecutados. Un libro crudo que no se anda con rodeos. 

jueves, 29 de marzo de 2018

LOS VINOS DE MARZO 2018

¡Marzo ha sido un mes de grandes vinos! Vuelve a aparecer Jerez por la selección acompañado de dos países a los que no suelo recurrir con tanta frecuencia: Italia y Chile. ¡Siempre aprendiendo!


25·GF JEREZ VIEJÍSIMO. Palomino Fino 100%. Gaspar Florido. DO Jerez-Xérès-Sherry (España)

¡Botellas como esta son las que te recuerdan de vez en cuando por qué amas tanto el mundo del vino! Qué maravilla, qué lujazo, QUÉ PUTA BARBARIDAD (lo siento pero no se puede decir de otra manera).

El pasado sábado 17 de marzo, volvimos con Judith a Barcelona para pasar el finde recordando restaurantes que nos gustan y buenos amigos que dejamos allí. Ella quedó con psicólogas y yo quedé con Carlos. ¿Qué Carlos? Ahórrense el chiste malo...

Carlos Álvarez. Barcelonés. Barba y pelo largo con coleta. Entre 40 y 50 años. Sumiller y muchas cosas más. Habitual en los conciertos del Palau de la Música. En uno de sus viajes a África hizo el esfuerzo de aprenderse el nombre de hasta 7 jugadores del Barça para hacer más amigos (y con esfuerzo lo consiguió). Eminencia a todos los niveles de sabiduría en lo que a vinos de Jerez se refiere. Sin duda, una persona que vale la pena conocer.

Coincidimos un tiempo trabajando en El Petit Celler, en aquella tienda yo hacía de todo  y él entró para poner en marcha un gigantesco proyecto de distribución de vinos de Jerez y Montilla en Barcelona. Aunque tenemos carácteres totalmente opuestos, nos une la pasión por el vino y por eso nos llevamos bien y seguimos quedando pasado ya un tiempo.

Lo que mola de quedar con Carlos es que además de una conversación interesante, tienes asegurado beber cosas buenas y potentes. Esta vez nos vimos en la Taberna Maitea de Barcelona. Un restaurante tipo asador vasco en la calle Casanova (a un paso del Disfrutar **) dirigido por Nico Montaner, otro loco de los vinos generosos especialista en conseguir botellas raras por internet.

Como Carlos es parroquiano habitual de ese sitio, tal cual nos sentamos en la barra y antes de pedir nada, Nico nos sirvió por gentileza de la casa a una de sus últimas rarezas. El amontillado "El Botánico" de la bodega Los Infantes Orleans Borbón, que ya ni se produce. ¡Una cosa espectacular y según Carlos muy difícil de conseguir!

Tras este triunfal recibimiento ya pedimos dos copas, una de La Bota de Oloroso Nº46 del Equipo Navazos (tremendo) y con la que llegó el plato fuerte de la tarde... el Jerez Viejísimo 25·GF de Gaspar Florido. ¡Faltan palabras para describir esta salvajada!

Aunque no lo etiqueta como tal, teóricamente es un palo cortado con 25 años de vejez media tremendamente largo y complejo. ¡Pero laaaaargo y complejo de verdad! Un auténtico tesoro repleto de matices que evolucionan, cambian y se entremezclan conforme pasa el tiempo. Botella deliciosa y exclusiva que recordaré durante mucho tiempo.

+info: http://jerez-xeres-sherry.blogspot.com.es/2014/06/bodegas-gaspar-florido.html


DOLCETTO D'ALBA 2015. Dolcetto 100%. Azienda Agrícola G.D. Vajra. Dolcetto d'Alba DOC (Barolo, Italia) 

Italia: un reto y a la vez un mundo por descubrir para cualquier aficionado al vino. Hasta hace poco, Italia era el primer país productor de vino a nivel mundial. Sin embargo, ocurre que los vinos italianos no tienen tanta fama como los franceses, españoles o alemanes. A cada uno se le podría ocurrir una razón distinta que, desde luego, no sería que nos italianos no saben vender ya que son capaces de vender hielo en el Ártico.

Personalmente, yo creo que el problema es la enorme cantidad de zonas vitivinícolas distintas que hay a lo largo y ancho del país y, también, una cierta confusión con el idioma y la nomenclatura de etiquetado. Los italianos cultivan muchas variedades de uva que solo ellos tienen y que, si no estás muy puesto en el tema, es imposible saber si eso es una uva, un pueblo o una comarca. O por lo menos, es lo que me pasa a mí...

¡Y este vino podría ser un buen ejemplo! Tinto de la Azienda Agricola G.D. Vajra, situada muy cerca de la localidad de Barolo, dentro de la región del Piamonte al noroeste del país. El Barolo en sí ya es un tipo de vino italiano generalmente elaborado con uvas de la variedad Nebbiolo, pero en este caso, a pesar de que la bodega Vajra está tan cerca de allí e incluso produce también vinos etiquetados como Barolo... no lo es.

Este vino es un Dolcetto d'Alba DOCG porque se elabora con uvas de la variedad Dolcetto. Lo de Alba pensaba que sería porque las uvas son vendimiadas cerca de Alba, otra localidad de esa zona, pero no es así... por lo que en un baño de humildad admito que no lo sé. De todas formas, si os interesa el tema recomiendo pinchar en este link para que podáis ver la gran cantidad de vinos etiquetados con DOCG diferentes que puede producir una misma bodega, en este caso Vajra (y si alguien lo entiende que me lo explique por favor...) 

Y después de este chapazo sobre las diferencias de etiquetado entre Italia y España, digamos algo del vino. Lo compré en Cooper Vinos de Zaragoza (la antigua Tomevinos) recomendado por la chica de la tienda. ¡Y no falló! Dentro encontré un vino muy agradable al tacto, concentrado, especiado y con abundante fruta negra que nos bebimos casi de una sentada frente a un partido de la Champions. 


SECRET CARMENÈRE 2014. Carmenère 100%. Viu Manent. Valle de Colchagua (Chile)

Secret del Viu Manent, así se llama este vino que si no te dijeran que es chileno todos diríamos que es catalán. Y no iríamos desencaminados porque fue en 1935 cuando el inmigrante catalán Miguel Viu García con sus dos hijos, Agustín y Miguel Viu Manent, llegaron a Santiago de Chile para fundar las Bodegas Viu. Años más tarde, en 1966, uno de los hijos compró la Hacienda San Carlos de Cunaco en Colchagua y desde entonces es allí donde se sitúa la bodega Viu Manent.

Actualmente, la empresa está dirigida por José Miguel Viu Bottini, la tercera generación de este apellido catalán que ya se ha ido mezclando con gente de por allí. Tienen una gran variedad de gamas distintas de vinos y, como me suele ocurrir con frecuencia, supongo que yo he comprado la más básica que es la Secret, compuesta solo por monovarietales.

Mi vino es el 100% Carmenère, la uva estrella de Chile. Un vino sedoso, con buen volumen en boca, un puntito dulce y, según Judith, que casi se puede masticar. Comprado en 1118 Gourmet de Monzón por poco más de 10€... una compra interesante.


¡Saludos, litros y kilómetros desde Barbastro!

INDICE DE ENTRADAS


Este post es un índice de todos los post que he escrito y voy escribiendo en el blog. Analizándolo un por encima, se ve perfectamente la evolución que he llevado como bloguero desde que lo abrí en el año 2011 en Sevilla. 

De escribir muchísimo y a veces sin nada especial que decir, he pasado a escribir en ocasiones contadas y centrándome mucho ya en la temática del vino además del atletismo popular. Antes me apuntaba a una media maratón y podía hacer un post anunciando que me había apuntado, otro de cómo la estaba preparando, otro diciendo que quedaban 2 días para empezar y otro en el que contaba cómo había ido. Ahora no. Ahora corro una media maratón y con escribir un breve resumen la semana después me basta y me sobra. 

Creo que me he vuelto un bloguero menos prolífico pero de mayor calidad, mejor capacidad de síntesis y más meticuloso con la redacción y la ortografía (o al menos eso espero). Este blog es casi un diario de mi vida y supongo que es lógico que la propia evolución de la persona se vea reflejada en él. Si no sería un fraude...


¡Me ha gustado elaborar este índice porque mientras lo hacía he recordado anécdotas y cosas de mi vida que ya tenía algo olvidadas! 


2018