ENSAYO GENERAL ANTES DE CITARME CON MARTÍN FIZ

Queda poco más de un mes para el maratón Martín Fiz de Vitoria y toca ponerse las pilas. Esta vez no tengo ganas de pasarlo mal. Quiero disfrutarlo y no tener problema para bajar de las 4 horas, cosa que no debería costarme mucho "esfuerzo" si todo va como debe ir. Será mi tercer maratón, así que intentaré cumplir con el refranero español y que sea el de la vencida.

Y como todo éxito tiene un precio (aparte de la inscripción), de vez en cuando hay que hacer sacrificios como levantarse a las 7 de la mañana de un sábado con idea de galopar unos 30 kilómetros. El común de los mortales nunca hará esto, pero afortunadamente todavía queda gente infectada con el "virus corredor" que responde con un sí cuando les propones una idea semejante. Por ejemplo, el gasolinero más todo terreno que ha visto este pueblo: Dani Sierra.




Cuando todavía casi no había salido ni el sol, a eso de las 7:30 horas, hemos arrancado chino-chano hacia Huerta de Vero, ese pueblo que está depués de Pozán de Vero. Digo esto porque en coche se ve muy fácil...corriendo ya te cambia el rictus de la cara. Hasta Pozán he ido muchas veces, pero nunca me había atrevido a seguir. Un kilómetro más allá de Huerta, justo en el cruce en el que te puedes desviar hacia Adahuesca, está el punto kilométrico 15 donde nos hemos dado la vuelta.

A la ida viento de cara y a la vuelta viento de culo. Todo el tiempo bastante constantes y cómodos, aproximadamente a 5min30seg el kilómetro. Paradas volviendo en Huerta y Castillazuelo a beber agua. Temas de conversación típicos entre dos tios que se pegan 3 horas solos por una carretera: el futuro, el presente, arquitectura barroca en el imperio astro-húngaro, fútbol, qué somos, a dónde vamos, de dónde venimos, tetas, el Ibex35, la familia... Es un verdadero placer poder compartir tantos kilómetros con amigos.



Números aproximados del entreno: 33 kilómetros en 3 horas, 1879 kcal quemadas. En los últimos kilómetros miraba hacia detrás porque se acercaba el Hombre del Mazo preguntando por mí, aunque he conseuigdo mantenerlo alejado. Para clausurar la sesión, una coca-cola y una pulguita de jamón serrano en el Kafka. Como soy de los que piensan que las calorías no se pueden malgastar, al llegar a casa me he hecho dos huevos fritos con bacon para celebrar que hoy es sábado y hace sol. Todo buen entreno debe finalizarse con un buen almuerzo.


Faltan 36 días para el maratón Martín Fiz de Vitoria. Saludos barbastrenses!

Comentarios

  1. Conmigo nunca hablais de arquitectura barroca, joer , que os he hecho yo ???? 2º, si me hubieseis llamao para el kakka hubiese ido encantado. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario