martes, 12 de noviembre de 2013

49 BEHOBIA-SAN SEBASTIÁN 2013

Hace unos días se me ocurrió que estaría guay resumir la Behobia 2013 con canciones de grupos y cantantes donostiarras. Un nuevo experimento de cosecha propia que voy a bautizar como Crónica Musical. Al principio la idea molaba, pero cuando pregunté a la Wikipedia qué grupos famosos eran originarios de Gipuzkoa se me cayó el chiringuito encima. Esperaba música cañera y motivante, pero en su lugar me encuentro artistas más apropiados para la intro de "Lo que necesitas es amor" que de otra cosa: La Oreja de Van Gogh, Álex Ubago, Amaia Montero, Mikel Erentxun y Duncan Dhu. Maravilloso. Sólamente me han faltado Fran Perea y Luis Fonsi para redondear la jugada. 

En fin, el auto-reto está ahí... creo que va a ser más dificil escribir esto que correr la Behobia. Pido perdón de antemano por la pastelada infame que estais a puntito de leer. 




(No es necesario pasar por el calvario de escuchar todas las canciones para entender el escrito, con leerse los títulos sirve. Aun sí, pinchando sobre ellos podeis acceder al respectivo temazo via Youtube...)



BEHOBIA-SAN SEBASTIÁN 2013 




LA VISITA (La Oreja de Van Gogh)

Los musulmanes visitan La Meca, los católicos el Vaticano, los sanfermineros Pamplona, los madridistas el Santiago Bernabéu ...yo, una vez al año visito la Behobia. Es una fecha marcada en rojo en mi calendario a la que intento no faltar. Este año ha sido la cuarta vez que he participado (2009, 2011, 2012 y 2013) y espero que vengan muchas más.





Noviembre es el mes de la Behobia. Un mes en el que, salvo contadísimas excepciones, en San Sebastián siempre hace mal tiempo. Por eso, los participantes habituales de la Behobia conocemos en nuestras propias carnes qué es eso de correr lloviendo...





Sábado por la tarde. Como era de esperar, llueve con ganas sobre San Sebastián. Recién llegados desde Barbastro vamos directos al velódromo de Anoeta para recoger el dorsal y la camiseta. Es el segundo año que montan aquí la Feria del Corredor, y lo cierto es que el sitio luce bastante. Entre los montones de gente que están dando vueltas por los stands publicitarios, nos encontramos con el ganador de la Behobia 2012: Jaume Leiva


El resto de la tarde la pasamos por el Casco Viejo de Donosti probando sus afamados pintxos y vinos. Un verdadero lujo, tanto por la calidad como por los precios que te hacen pagar. Conforme avanza la noche, disminuye la probabilidad de que al amanecer tengamos sol. Ya lo siento querido Mikel, no has acertado con el título de la canción...

Domingo 10 de noviembre. Te levantas de la cama, miras por la ventana y automáticamente se te ponen los huevillos de corbata. ¿¿Con este tiempo hay que correr hoy 20 kilómetros?? Así es amigo, estás en Donosti...otra cosa no hay. 

Bueno, pues si Álex Ubago no tenía miedo a nada yo no voy a ser menos. Vámonos a por la 49 Behobia-San Sebastián!


Una de las cosas más chulas de esta carrera es ir en tren desde San Sebastián hasta la zona de salida en Behobia. Un viaje de 20 minutos aproximadamente en el que lo normal es que vayas de pie en un vagón a petar de gente vestida igual que tú. Cuando bajas en la estación de tren de Irún, unos autobuses de la organización te llevan a la rotonda donde da comienzo la prueba. 


¿Y qué te encuentras cuando llegas allí? Gente. Mucha gente. Muchísima gente. Gente de todos los lugares, formas, edades, colores, sexos y nombres. Lo único que tenemos todos en común es que llevamos un dorsal en el torso y un chip en la zapatilla, porque cada uno ha venido a la Behobia con su propio motivo y objetivo. Lo que más abundan son vascos, franceses y catalanes. Aragoneses también somos unos cuantos, pero estamos más esparcidos y se nos nota menos. 

video

Hay 19 salidas distintas para las cerca de 28.000 personas que estamos allí dispuestas a correr. Primero salen los patinadores, luego los discapacitados en silla de ruedas, luego los corredores profesionales y después el populacho. Los grupos de salida están perfectamente organizados y cada uno sabe dónde tiene que ir según el color que le ha sido asignado en el dorsal. Conforme avanza la mañana, se va llenando de gente la carretera que va hacia San Sebastián mientras se vacía la rotonda de Behobia. 


Y de tí, y de tí, y de tí, y de tí...y de todo el mundo! Hay tantísima gente corriendo alrededor que es imposible tener a alguien a más de 10 centrímetros. Personalmente, creo que se está empezando a ir de las manos esto de la participación masiva en la Behobia. Meter tal cantidad de personas por aquellas carreteras resulta un poco incómodo para el que está dentro, sobre todo en los primeros kilómetros. Desde fuera es muy espectacular y bonito de ver, pero dentro de la "manada" tienes que ir todo el rato adelantando personas e intentando no pisar al de delante. 






A todo esto, el cielo se está portando bien. Hay nubes y amagos de lluvia constantemente, pero no termina de cuajar la tormenta aunque cae alguna gotilla de vez en cuando. Para irse a merendar al monte hace un mal día, pero para correr largas distancias ha salido un tiempo cojonudo. 


Nadie te puede detener una vez que has engrasado las patetas y tienes la meta entre ceja y ceja. Gracias a la gran cantidad de participantes y la enorme presencia de público a ambos lados de la carretera, los kilómetros van cayendo uno a uno al ritmo que cada uno quiere (o puede).
K15. Estamos en el Puerto de Pasajes, el tramo más feo y pestoso del recorrido sin ninguna duda. Lo único bueno que tiene esta parte es que sólamente faltan cinco kilómetros para terminar y ya se puede oler la meta. 

Eso dice Álex en su canción y también es lo que dice mucha gente subiendo el Alto de Miracruz del K17, donde ya escasean las fuerzas y las ganas de correr. En la parte alta de esta subida está el famoso restaurante de Juan Mari Arzak, pero en esos momentos no está el cuerpo para sentarse a comer. Estamos casi...ya se ve el mar!



K19. Ahí la tienes, tras recorrer entera la Avenida Navarra apareces en la playa de Zurriola. Las olas son tremendas y hacen mucho ruido, pero no las escuchas bien porque hay tanta gente animando que parece la etapa reina del Tour de Francia. Si estiras un poco el cuello, entre la marea de cabezas y coronillas verás el arco de meta. 


El resto de días se llama Boulevard, pero el día de la Behobia se podría llamar perfectamente calle Ilusión porque eso es lo que sientes al recorrerla. Tú y todas las personas que lo van a conseguir antes o después a lo largo de la mañana. Este año, ha sido la vez que más rápido lo he logrado: 1h34min04seg

Cuando terminas los 20K llega el "análisis de la jornada", es decir, juntarte con tus amigos y conocidos en la plaza Gipuzkoa y contar una y otra vez qué tal ha ido la carrera. Unos te dirán que bien, otros te dirán que mal, otros te dirán que no entrenan pero que han quedado entre los 20 primeros, otros se quejarán del aire, otros del calor, otros te dirán que se tienen que comprar otras zapatillas...hay de todo y para todos los gustos!



Lo mejor del fin de semana. Terminar la Behobia, ducharse y marchar a la sidrería Petritegui a comer como si no hubiera un mañana. El menú es invariable año tras año: chorizo a la sidra, tortilla de bacalao, bacalao con pimientos fritos, chuletón, queso con membrillo, nueces y barra libre de sidra. Con este homenaje gastronómico termina un fin de semana redondo!





Un año más viniendo a la Behobia, un año menos para la edición 50. 



SOY DE ARAGÓN (Kase-O)


Cuando estás corriendo en Euskadi y no paras de escuchar durante toda la carrera "Visca Catalunya" y "Visca els països catalans lliures"...algo raro pasa. Me parece perfecto que te guste tu tierra y que quieras correr la Behobia envuelto en la bandera estelada, pero resulta bastante incómodo para el resto de personas estar todo el rato escuchando la misma monserga. Acabé hasta las narices de escuchar catalanes gritando Gora Euskadi y de escuchar vascos gritando Visca Catalunya, desde el público hacia los corredores y desde los corredores hacia el público. 


A mí también me gusta mi tierra, pero no tengo esa necesidad de ir por la vida "marcando territorio" porque mezclar el deporte con el politiqueo barato nunca ha sido buena idea. Afortunadamente, la gente que se comporta así es minoría y no van a conseguir que me deje de gustar la Behobia, ya que no existe ni público ni ambientazo mejor que el de esta carrera. De todas formas, me apetece terminar el resumen de la Behobia 2013 con una canción-himno de Kase-O: Soy de Aragón. 

Plano recorrido Behobia-San Sebastián

Perfil

Ritmo por kilómetro Behobia-SS 2013

Tiempos en meta de la expedición familiar 2013

Óscar Mata (1h37min43seg)
Pepe Cubelos (1h41min15seg)
Patxi Legasa (1h52min34seg)
Isabel Pesquer (2h06min24seg)
Blanca Pesquer (2h19min01seg)



 
Y para cerrar esta Crónica Musical, no se me ocurre mejor cantante gipuzkoano que el más grande de todos: Karlos Arguiñano:


Saludos barbastrenses! 


(Haría alguna alusión a la horrible noticia que desgraciadamente ha sido protagonista este año en la Behobia, pero es una putada tan grande que no sé qué decir. Cosas de estas nos pueden tocar a cualquiera en cualquier momento. Simplemente: DEP compañera)

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Tu ingenio nunca nos falla Martín, genial...

    ResponderEliminar
  3. Notas particulares a esta curiosa entrada del acaparaportadas:
    Lengua y literatura: Sobresaliente
    Diseño e imagen: Sobresaliente (sacar una foto en Petritegui clara creo que es imposible)
    Musica: Sintiendolo mucho, suspenso. Si tocais alguna de estas con el pintxo preparaos a no cobrar.
    Esa mente tuya, cada día carbura más, no se si a mejor, o a peor. Diría a mejor; pero no se si eso es bueno.

    ResponderEliminar