PORQUE LAS VACACIONES TAMBIÉN CUNDEN...

Ya dije iba a intentar que estas minivacaciones de Semana Santa por Barbastro me cundieran deportivamente hablando...y vaya si lo han hecho! He hecho más deporte del que esperaba y ya me he quedado contento, tenía unas ganas locas de poder decirlo. Básicamente ha sido lo siguiente:

MIÉRCOLES 4 DE ABRIL: estaba yo en casa por la mañana haciendo cosas en el ordenador cuando, a mitad de mañana, decidí que era buen momento para comenzar con mi Semana Santa deportiva. El cielo amenaba lluvía, sí...pero daba igual. A eso de las 12:30 me calcé las zapatillas y me lancé a por el archicococido "circuito urbano", ese que todos nos sabemos pero que cada uno hacemos de una forma distinta. Cuando iba por el Puente de Hierro camino de Santa Bárbara empezó definitivamente a llover en plan fuerte. Dilema ¿sigo o vuelvo a casa? Está claro, sigo. El Athletic de Bilbao entrena con lluvia todos los días y está en la Final de la Copa y en semis de la Europa League...muy malo no puede ser! La verdad es que correr lloviendo mola. De toda la gente que me podía haber encontrado, tuvo que ser mi tio Óscar el que me vio corriendo desde un coche, bajó la ventanilla y me gritó "qué tonto que eres!". Luego le expliqué que así es como nos curtimos los hombres de verdad...jajaj En total fueron 8,3 kilómetros en 39 minutos.

Por la tarde, no contento con el chaparrón matutino, cogí la bici de montaña. Llevaba ya tiempo queriendo explorar los caminos que surcan Las Baldorrias y eso hice. Aunque suene extraño no había ido nunca por allí así que enganché la bici y el móvil y subí por detrás del antiguo Sabeco (ahora le llaman Simply) con ganas de perderme y dar vueltas. Lo conseguí. Me perdí tanto que llegué a casa a las 9 en punto de la noche cuando ya estaba totalmente oscuro. El "dibujo" del recorrido que hice deja claro que mucha idea de donde iba no tenía. Eso sí, fue muy divertido y ahora ya conozco esos caminetes que conectan Barbastro con el polígono. Salieron 13,5 kilometrillos.



JUEVES 5 DE ABRIL: el jueves tocaba un entrenamiento de los que me gustan...con mis amigos. Salimos con Alejandro y Javier a correr un ratito desde El Moliné, hacia la bodega Blecua por un camino, Burceat y vuelta a Barbastro por la carretera. Estuvo bien, recorrido exigente en un día con mucho barro y humedad. A mí es una vuelta que me gusta mucho aunque siempre se me acaba haciendo larga. En total fueron 10,75 kilómetros en 55min.


VIERNES 6 DE ABRIL: nada, descansé y me toqué las pelotillas.

SÁBADO 7 DE ABRIL: hoy tocaba correr...pero por montaña. Había quedado hace días con Néstor, un amiguete de Barbastro que también se ha apuntado a la Ultra del Sobrarbe y muy aficionado al trail running (o como se ha dicho toda la vida...correr p'ol monte). Como no podía ser de otra forma, subimos con el coche a Alquézar donde sentamos el "campamento base". Desde allí subimos por las Balsas de Basacol, seguimos hacia arriba y llegamos al desvío del abrigo de Chimiachas. Bajamos a verlo y volvimos sobre nuestros pasos para seguir subiendo y llegar al mesón de Sevil. La idea era bajar por San Pelegrín pero...pero...pero...se conoce que soy idiota y se me cayeron de la mochila las llaves del coche en una de las veces que saqué la cámara de fotos. Por tanto, volvimos por el mismo camino con la esperanza de encontrarlas aunque no hubo suerte. Tuvieron que subir a "rescatarnos" unos amigos porque evidentemente, mi coche no se podía arrancar de Alquezar. Por fortuna, teníamos un juego de llaves de repuesto y el domingo el coche volvió a Barbastro. Eso sí, en algún punto de la Sierra de Guara hay unas llaves de un Mitsubishi Montero.

La nevada de Guara vista desde mi casa en Barbastro.

Lo mejor de este día fuer que estuvimos todo el rato corriendo por nieve. Aunque sorprenda después de este invierno tan raro, las lluvias de Semana Santa trajeron nieve a Guara...y mucha! Yo nunca había corrido por montaña sobre nieve y me lo pasé en grande. Bien es cierto que la nieve nos impidió prácticamente correr, sólo te dejaba andar rápido. El paisaje y las vistas que pudimos contemplar desde allí arriba no se pueden explicar en un simple blog...había que estar allí para saberlo. Al final, entre unas cosas y otras nos saldrían como unos 20 kilómetros montañeses.



DOMINGO 8 DE ABRIL: la noche del sábado hubo buena fiesta, por lo que la mañana del domingo se dedicó al descanso y la contemplación. A la tarde tocó bici de montaña otra vez, pero esta vez con amigos: Alberto e Iván. Tras una gran agitación nocturna, va bien hacer deporte para destilarse un poco. Para demostrar que hacía unos días había estado solo por Las Baldorrias me los llevé por ahi para que pedaleáramos un poco los tres. Lo cierto es que nos metimos por alguna subida bastante elegante. Fue una vueltita corta que nos sirvió más para hablar y comentar la noche que para sudar y hacer deporte. En total 14 kilómetros.




LUNES 9 DE ABRIL: de nuevo trail running, de nuevo con Néstor y de nuevo desde Alquézar. Esta vez cambiamos el recorrido para no aburrir. Hicimos el primer tramo del Trail Guara-Somontano, es decir, la ruta circular Alquézar-Asque-Alquézar atravesando el Barranco de Lumos y acabando por la Ruta de las Pasarelas.. Lo más gracioso y divertido de este día es que, debido al deshielo de esa noche, el barranco estaba llenísimo de agua. Tanto es así que fuimos bastante rato con el agua por la rodilla teniendo que sumergir totalmente las zapatillas, las medias y todo. Lástima que nos tocó al principio porque ese agua tan fresquita por las piernas al final de la mañana hubiera sido gloria pura. Nos salieron 15,7 kilómetros en 1hora50minutos aproximadamente, es dificil medir en montaña. Con estos dos duros entrenamientos, hemos comenzado bien la preparación de la Ultra del Sobrarbe.

Es una verdadera suerte vivir tan cerca de un sitio como la Sierra de Guara, que ofrece tantísimas posibilidades con unos paisajes increibles y espectaculares, siendo además exigente con las piernas.





Pues en resumidas cuentas esta ha sido mi Semana Santa deportiva. Tras el mes de parón por lo del oido tenía ganas de darle caña al cuerpo para ver en qué estado de forma estoy...y el resultado ha sido mejor del esperado! También ha habido tiempo para salir por la noche con los amigos, para estudiar, para vaguear, para tocar el piano, para salir a cenar, para echar cervecitas...pero de deporte creo que no ha estado nada mal! Yo, por lo menos, no me quejo. Otro día más y mejor!!!!

Saludos desde Zaraguay!


Comentarios

  1. Encantado de haber realizado entrenamientos con tu compañia, que duren bastante mas, significara que vamos por buen camino.... animo y a por la ultra...!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy aprovechada la semana si señor.....por cierto, por donde has dicho que perdiste las llaves del coche??...me lo ha preguntado un tal Miguel Gimenez Gabarre, jajajajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario