¿Y SI A FILÍPIDES LE HUBIERA APETECIDO DAR MÁS VUELTA?

Ayer estaba por casa en modo "tarde de domingo", es decir; una pseudo-actividad entre estudiar, vaguear, merendar, escuchar fútbol...hasta que salí a correr! Por cambiar un poco y dado que me tengo que ir acostumbrando de cara a las ultras a correr con peso, me llevé la mochileta verde de los trails llena de agua. Un litro y medio, hasta arriba. El plan era hacer un paseo larguito a paso lento para ir acumulando kilómetros y saber qué es eso de "correr sin prisa".

Pensaba hacer corriendo la vuelta que expliqué en la entrada anterior que hice en bici el domingo 8 de abril, 14 kilómetros en una ruta circular con origen y final en Barbastro pasando por el polígono industrial. Con esa idea salí de casa y eso es lo que hice. Bueno, eso y un poco más...

Esto del deporte es tan inexplicable que hay días que te parece que te vas a comer el mundo y a los veinte minutos vas muerto, y otros que sales a hacer 10 kilómetros y a la que te das cuenta vas por el 17 fresco como una rosa. Ayer fue un día del segundo tipo. Salí sin prisa y fui como un reloj. Ritmo cómodo pero constante que me hizo acabar la vuelta "original" sin apenas haberme cansado, por lo que la empalmé desde el hospital con el "Circuito Urbano de Barbastro" y así volví a casa sumando casi 7 kilómetros más. Un lujazo. Al final salieron (según el GPS de mi móvil) 20,9 kilómetros en 1h47min. Algo genial contando que iba con la mochila de agua a cuestas. El día de ayer me ha multiplicado la moral por 50 de cara a la ultra del Sobrarbe y a otros "proyectos" que me rondan por la cabezota. De momento, este domingo empiezo la temporada de montaña en la Osan Cross Mountain.


Esto de ayer me llevó también a pensar un poco. Claro, con los datos en la mano resulta que ayer me hice prácticamente una media maratón a mitá tarde así sin comerlo ni beberlo. Y encima en un tiempo bastante mejor del que yo tenía hasta hace nada contando que llevaba el peso del agua (en la última media de Barbastro llegué en 1h46min). La pregunta es ¿qué es una media maratón? Es decir. ¿Quién ha decidido que una media sean 21 kilómetros y una maratón entera sean 42 kilómetros? ¿Obama? ¿Froilán? ¿El médico de Saber Vivir?¿Filípides?

Se toma por historia oficial la leyenda de Filípides (530-490 a.C.), un soldado ateniense al que le cayó el marrón de anunciar que los griegos habían vencido a los persas en la Batalla de Maratón. El marrón no es porque se lo tuviera que anunciar a los derrotados persas, se lo tuvo que anunciar a los triunfales griegos. El problema es que él estaba en la ciudad de Maratón, y el tipo al que se lo tenía que anunciar estaba en Atenas. Dado que en aquella época no había Twitter, ni Facebook ni Whatsapp...el pobre hombre tuvo que ir corriendo desde Maratón hasta Atenas para avisar. Al llegar a la "plaza del pueblo" de Atenas, dicen que gritó "Hemos vencido!!" y cayó muerto. No tenía calambres no, directamente se murió.

Los que estaban allí dicen que el tal Filípides corrió 42 kilómetros y que por eso ahora la maratón tiene esa distancia. Y yo me pregunto...¿y si este hombre se hubiera desorientado y hubiera hecho 55 kilómetros? ¿Serían ahora las maratones de 55 kilómetros y las medias de 27,5? No sé si soy yo el raro o alguno más se lo ha preguntado también...jajaj

Vista actual de la ciudad de Maratón (Grecia)

Lo que quiero decir con toda esta enorme paja mental es que, la mayoría de los que corremos asíduamente, nos empeñamos en poner barreras mentales como son la media maratón y la maratón entera. Es como si hacer una maratón 42K fuera algo "normal", pero que si un día se te va la cabeza y haces 42,7K corres serio peligro explotar y desintegrarte. Ayer, al darme cuenta que había hecho una media casi sin querer, llegué a la conclusión de que estas distancias hay que tomárselas más como una simple referencia que como una barrera porque, aparentemente, son aleatorias. El límite del cuerpo humano no está en el 42K, ahí símplemente está el final de una distancia que a alguien se le ocurrió llamar Maratón en honor a un soldado griego que cuando nació a Manolo Escobar todavía no le habían robado el carro...

Conclusión: el límite está donde cada uno se lo quiera poner. Ya lo decía Michael Jordan:

"El que dice que juega al límite, es porque lo tiene"


Saludos zaraguazanos!!!

Comentarios

  1. Estás cargado de razón, y es verdad, tienes una enorme PAJA MENTAL. Jajajá

    ResponderEliminar
  2. Hola Martin
    No suelo entrar mucho en blogs, visito el del sr. ornitorrinco y pocos mas, pero me ha llamado la atención tu entrada.
    Estoy contigo en todo lo que comentas, pero me gustaría añadir un comentario sobre el origen de la distancia del maratón, que no hará mas que dar mas argumentos a tu teoría sobre la arbitrariedad de las distancias y los pseudolímites.
    El caso es que la leyenda mas conocida dice que el soldado griego Filípides, después de llevar combatiendo un día entero, fue enviado a comunicar la victoria y recorrió a pie la distancia entre la llanura de Maratón y Atenas, que es de unos 40 km, donde murió después de cumplir su objetivo.
    Hay otra versión, de Herodoto, que dice que realmente fue enviado a Esparta a pedir refuerzos y recorrió los 240 km que separan Atenas de Esparta en dos dias. (actualmente se corre el Spartatlhon en memoria de esta versión, con el recorrido y tiempo indicados, y es una de las carreras mas duras del mundo, precisamente por el límite de tiempo).
    Sea como fuere, con la puesta en marcha de los Juegos Olímpicos de la era moderna en 1896 en Atenas, el comité organizador decidió correr la distancia en esos casi 40 km y se disputó el la primera carrera de la historia que llevó el nombre de maratón, utilizando el mismo recorrido que relata la leyenda de maratón.
    En los JJ.OO. posteriores se fueron corriendo distancias aproximadas a esos 40 km, algunas por encima, otras por debajo y no fue hasta los Juegos de Paris en 1924 cuando se toma la decisión de regularizar la distancia y se adoptan como oficiales los 42 km y 195 metros.
    ¿Y por qué 42km y 195 m.? Pues se tomó como referencia la distancia corrida en Londres en el maratón de los Juegos de 1908, no se sabe bien la razón.
    En esa ocasión, los ingleses marcaron un circuito que salia del castillo de Windsor, para que pudier dar la salida la Reina, y llegaba al estadio de White City, famoso por la dramática llegada del italiano Dorando Pietri, con un total de 26 millas y 385 yardas (42km y 195 metros), que por cosas del destino se ha convertido en una distancia mítica.
    Puede que la gran repercusión mundial de aquella carrera de 1908 tuviera su peso para escoger la distancia. Así pues una mezcla de leyenda y heroísmo y otro de casualidad y capricho son los que hoy marcan el destino de muchas personas.
    Y como tu muy bien dices, las que nos crean esquemas previos de lo que es normal y no es normal.

    ResponderEliminar
  3. Genial entrada Martin..y te iba a responder cuando ya he visto que lo había hecho nuestro gurú.....ahí está la historia de la distancia actual de las maratones....
    No nos comamos el tarro y sigamos teniéndola como la distancia mítica...sino nuestras entradas sobre maratones perderán fuerza y corremos el riesgo de que no se valoren como deben....jejeje.
    Un "braso"

    ResponderEliminar
  4. MARAVILLOSO. Lógicamente, ya suponía que la leyenda de Filípides no era más que eso, una leyenda. Pero siempre me ha llamado la atención lo curioso de la distancia de un maratón y el otro día tras mi vuelta por el polígono me dio por "filosofar" un poco (tal vez me afectaron los barnices y emisiones tóxicas que hay por aquella zona...)

    Muchísimas gracias a Jose Mari por esta explicación tan extensa y precisa, me la leí muy agusto y sobre todo aprendí el origen de los 42K...que es lo importante. Le dio la cordura necesaria a una entrada que iba claramente en tono de broma...la combinación ha sido perfecta!

    Tranquilo Presi que el tarro me lo como lo justo y por supuesto que sigue siendo una distancia mítica, faltaría más...ni que fuera yo aquí un experto en maratones como para despreciarla! jajaj Los 42K son duros hoy, lo serán mañana y lo van a seguir siendo siempre...de eso no hay duda! Ahora eso sí, este domingo en Madrid a tí se te van a quedar cortos...

    Un bratso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario