EL ANETO TENDRÁ QUE ESPERAR

Hoy es 28 de julio y son las 21:36 de la noche. En teoría, yo debería estar ahora mismo en Benasque y en lugar de eso estoy en el sofá de mi casa viendo las pruebas de natación de las Olimpiadas. Hoy es uno de esos días que tengo marcados en mi "calendario atlético" porque en estos momentos, se está disputando el Trail del Aneto en sus tres distancias: 42K, 67K y 98K. Yo estaba apuntado a la prueba "corta" de 42K que salía a las 2 de la tarde. De haber ido, no sé si habría acabado ya, me quedaría mucho, poco o estaría retirado...

El caso es que no me he presentado siquiera en la línea de salida y me he quedado en casa. Es la primera vez que hago esto de pagar una inscripción y luego no ir y me ha sabido muy malo. ¿La razón? Ni siquiera yo la sé muy bien. Es una cuestión de sensaciones. Cuestión de que este julio he corrido poco y sobre todo, de que no me apetecía ir. No tenía la motivación necesaria. Nada más, es así de simple. 


Para hacer bien estas cosas tienes que sentir que las quieres hacer de verdad y no solo por vacilarles luego a tus amigos o contarlo en el blog. Por lo menos en mi caso y hasta ahora, siempre que he estado apuntado a una prueba "con dorsal" me pego los días previos deseando que llegue el momento de empezar y las patetas se me mueven solas. Esta vez no ha sido así. Era como si me diera pereza. De pensar que hoy tenía que hacer un maratón de montaña ya me cansaba...

¡Qué se le va a hacer! No sé si llamarle a esto crisis, desaceleración, línea de crédito europea o cómo. El caso es que no me apetecía y no he ido porque para pasarlo mal y arrastrarse por el monte siempre hay tiempo. Supongo que esto será algo pasajero que enseguida se me irá. Seguro que conforme se acerque la Media de Barbastro la motivación volverá al lugar donde ha estado siempre. Así tiene que ser y así será. 

La siguiente prueba que haga no sé cuál será. Para la media de Barbastro todavía queda mucho conque probablemente caiga algo por el medio pero tampoco me quiero agobiar ni poner a buscar cosas. Haré algo si me motiva y si no seguiré corriendo por el Somontano a mi marcha con los amigos para pasarlo bien. Espero que todos los valientes que se han plantado hoy en Benasque estén teniendo mucha suerte y vuelvan contentos! Mis más sinceros ánimos desde el sofá!!


Por otro lado, esta semana he estado disfrutando de unas pequeñas vacaciones de tres días. Los dos primeros estuve "modo perroflauta" en Pirineos Sur. El miércoles fui al espectacular concierto que dio Manu Chao en Lanuza, donde nos reunimos más de 4.000 personas.  La noche del jueves en una casita rural en Navasa, un pueblo de 20 habitantes al lado de Jaca. Lo comento para recomendarla porque era increíble, se llama El Caserío de Fatás y aconsejo hacerle una visita. Es super bonita y está muy bien cuidada. La lleva una pareja joven muy amable y simpática. Además, el chico es aficionado al deporte y Finisher del Iron Man de Klagenfurt. Se llama Raúl Villacampa y tiene un blog en el que cuenta cómo superó un grave cáncer gracias al deporte. Lo dicho, vale la pena conocerle y hablar con él, yo lo hice y estuve muy agusto. Un gran ejemplo de superación y constancia. Éste es el enlace a su blog: 






Me despido con un video resumen del concierto del miércoles de Manu Chao...GENIO!!


Comentarios

  1. Pues que espere Martin,....eres joven, lleno de proyectos y has echo ya mucho....lo importante es la motivación y conseguir satisfacer lo que uno busca...si sabes de antemano que no va a ser así...mejor no hacerlo...vendrás otras...seguro que muchas más, el Aneto estará ahí muchos, muchos años mas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En esta historia en la que llevo tan poco tiempo, hay que tener claro que todo tiene que ser cuando se quiere y como se quiere, pero que nada sea una obligación. Simplemente disfrute. Pienso que has obrado bien......tan joven y tan sensato !!! ENHORABUENA.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario