DUATLÓN CROSS "CIUDAD DE MONZÓN"


¿Duatlón? Sí. Duatlón. Correr, bici y correr. Sin tenerlo planeado de antemano, tercer fin de semana consecutivo que se me ve el pelo por alguna carrera. Bueno, esta vez aparte del pelo también se me vio el casco (chistaco malo de las 19:32 de la tarde...) Yo solo contaba con estar en la media de Bilbao y este domingo en la Behobia pero mira...a veces las cosas "se complican" y aparecen nuevas cositas por medio.


Me enteré de la existencia de este duatlón aquí en Vitoria. Nunca había hecho nada parecido y podía suponer mi "debut" en este tipo de berenjenales. Lo ojeé un poco, ví que tanto de precio como de distancias era factible y "lancé el anzuelo" por mi grupo de amigos, aprovechando que volvía a Barbastro por el puente de Todos los Santos y que no había mucho plan para la noche del sábado. El caso es que picó el mismo pez de siempre: mi becario y sin embargo amigo Alejandro Mariño.

-¿Nos apuntamos?
-Venga va...nos apuntamos!!

8:30 de la mañana del domingo. Allí estábamos los dos en la puerta de mi casa cargando las bicis en el "coche oficial del equipo", un camión propiedad del imperio cristalero JuanMariño. Debe constar en acta que los dos llevábamos bicis prestadas para la ocasión, fruto de nuestra escasa experiencia con estos armatostes de dos ruedas. Sin embargo, íbamos tranquilos porque teníamos claro que este duatlón era para iniciarse, pasarlo bien y echarse unas risas. Eso sí, una vez llegados a Monzón nos fijamos en que los únicos pringaos que iban en pantalón corto y sin culotte de bici eramos nosotros dos...


Esas caritas de sueño buenas!
El cielo estaba totalmente gris, hacía un frio del demonio y a ratos llovía.Yo no pude evitar pensar en que era el tercer domingo seguido que acabaría con barro hasta dentro del higadillo. Recogimos los dorsales (él 98, yo 99), nos echamos un cafetito, aparcamos la bici en el box (palabra nueva para mí), nos hicimos una foto con más barbastros conocidos y...al ataque! ¿Qué teníamos por delante? 5 kilómetros de correr, 18 kilómetros de bici de montaña y 2,5 kilómetros de correr para terminar. Empezamos la carrera los últimos de todos ejerciendo de "cabestro escoba", aunque pronto empezamos a adelantar gente. Antes, ya habíamos dejado claro que cada uno tenía que ir a su ritmo, no era necesario esperarse para acabar juntitos de la mano...

Foto barbastros
Pronto me separé un poco de él y empecé a hacer mi carrera, a un ritmo rápido pero cómodo. El circuito tenía algo de desnivel y sobre todo muuuucho barro. A lo largo de las dos vueltas que hubo que dar, adelanté bastante gente para completar los primeros 5 kilómetros en 18min47seg. Buen tiempo. Seguidamente cogí la bici y me puse a pedalear. Me habían dicho que el circuito era bastante planito salvo una subida al final por la zona del cementerio de Monzón. Efectivamente, discurría por caminos anchos y no tenía mucho misterio aunque a mitad de la primera vuelta (al paso por una granja de vacas), me empezó a dar un poco de pereza el pensar que luego tenía que dar otra vuelta más a todo ese trozo.

Transición correr-BTT

Despaaaaaacio

Sin barro que íbamos...
No sé si guiñando un ojo o cagándome de miedo...


Para esas alturas ya iba de barro hasta las pelotas! Lo notaba por las piernas, la espalda, el pecho, el pelo, la cara, los ojos... Sin embargo, me lo estaba pasando en grande! En la subida del cementerio, tuve que desmontar de la bici porque me pasó lo típico que nos ocurre a los novatos: puse una marcha floja, me levanté de la bici, esgarrapó la rueda de atrás sobre las piedras y me quedé clavado en el suelo. Como no había forma de volver a arrancar aquello, agarré la bici y subi ese trecho andando. Tras coronarlo, nos encontramos con una bajada muy pronunciada y peligrosa llenita de barro; la rueda de atrás culeaba un montón y no sabía si era mejor bajar frenando o ir rápido. Opté por frenar. Luego, una zona de trialeras muy estrechas y resbaladizas y vuelta a pasar por el box para comenzar la segunda vuelta de la bici. En mi caso, más de lo mismo. Terminé estos 18 kilómetros de BTT cuando llevaba 1h14min de carrera, en 55 minutos aproximadamente...

Últimos 2,5 kilómetros

Últimos 2,5 kilómetros
Transición de bici a correr. Llevaba curiosidad por saber cómo era aquello de bajarse de una bici y echarse a correr, y fue peor de lo que pensaba. Eso que me colgaba por debajo de la cintura no eran dos piernas...eran dos troncos de árbol! Me costó un poquito "engrasarlas" pero en cuanto lo conseguí no tuve ningún problema para finiquitar este divertido duatlón con los últimos 2,5 kilómetros a pie. Invertí en ellos unos 11 minutos para entrar a meta en 1h25min24segundos. Puesto 32 de 63 participantes, justo en la mitad. Como diría el Señor Burns: "Excelente".

Espectacular y sufrida entrada a meta
Entonces llegaba Alejandro a dejar la bici al box para afrontar su último tramo. Le dije algo para animarle y esperé pacientemente bajo la lluvia montisonense. Podría haberme ido a resguardar a algún lado pero daba igual, ya no podía llevar encima más agua ni barro. Al final, él entró a meta en 1h37min44seg mientras yo le gritaba a modo de broma: "Venga! Date prisa que te vas a mojaaaaaaar!!!" Tras un gran abrazo de satisfacción, dimos por cerrado nuestro debut en esto de los duatlones. Seguro que nos quedan muchísimos más por hacer...

CON-SE-GUI-DO

Objetivo cumplido: casi no nos hemos manchado

De vuelta con el "coche oficial"


Independientemente de las clasificaciones y los tiempos: él se lo pasó bien y yo me lo pasé bien. Personalmente, yo me divertí muchoy en ningún momento sufrí. Los dos nos volvimos a Barbastro contentísimos por haber descubierto qué es esto del duatlón. Lo primero que hicimos al llegar a casa fue tirarlo todo a la lavadora y subir a la gasolinera de Huguet a meterle un manguerazo a "nuestras" malogradas bicicletas. Decir que quedaron perfectas y brillantes para devolvérselas a sus dueños.

La carrera la ganó Eliseo Martín y segundo quedó mi compi de la charanga "El Pincho" Óscar Pardenilla (alias Pardi). Vaya maquineta de tio!! Este hombre hace de todo y todo bien! jejejej

Calidad Pincho

CONCLUSIONES QUE HE PODIDO SACAR:

  •  El duatlón es divertido y me gusta
  •  El casco de bici me queda como a Jesucristo dos pistolas.
  •  Es probable que el circuito de correr estuviera mal medido porque, por muy rápido que yo pueda  ir, es bastante extraño que haga 5 kilómetros en menos de 19 minutos. 
  •  Si hace tres semanas me mojé en Bilbao, hace dos en Durango y esta pasada en Monzón...está claro que este domingo nos mojamos en la Behobia! Ya lo siento por los que también vayais a ir.
  • Mis máximos respetos para Jean Pedraza. Es un participante ciego, que solo tiene un brazo y terminó el duatlón dos minutos después de mi junto a su guía Jose María Segues. El séctor de bici lo hicieron en tándem y todavía no me explico cómo es posible. Increible.





Comentarios

  1. Genial cronica Martin, me encantan....y macho....menuda racha que llevamos con el agua...ya se pueden llenar los pantanos ya, porque nosotros estamos ya saturaditos, jajaja, Un abrazo y a por la Behobia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que a mí respecta sí, estoy ya un poco harto del agua! jajaj Aunque me parece que viviendo donde vivo ahora me voy a tener que ir acostumbrando...

      en la Behobia a por más aguaceros! jajaj Un abrazo!

      Eliminar
  2. No paras eh, ten cuidado con tanto agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el agua es peligrosa...tendré que pasarme definitivamente al whisky! jajaj

      Eliminar
  3. esto si que son fregaus!!...nada Martin donde haya sequia que te inviten a correr a ti y solucionado...ggggg

    a ver si nos vemos el domingo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que avisa es avisador...y este domingo en la Behobia nos vamos a mojar! jejej Fijo que nos vemos, por eso tranquilo! Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario