MARATÓN MARTÍN FIZ 2013



Domingo 12 de mayo de 2013. Vitoria-Gasteiz. 10:19 horas.

Pues ahí estamos los cuatro (PepeQ, Alejandro, el Hombre del Mazo y yo) corriendo por delante del Parque de La Florida de Vitoria. En las piernas 15K y en el reloj 1h20min. Hace un día penoso para ir a la playa pero cojonudo para correr larga distancia: fresquito y con nubes. Desde que hemos salido vamos pegados al globo rosa de 3h45, que lo lleva un chaval de San Sebastián de los Reyes con la precisión del mejor reloj suizo. 



Los Tres Tenores...antes de empezar.


En el K17, colocado en la calle Maite Zúñiga, Alejandro decide apretar para intentar rascar unos minutillos y hacer buen tiempo en meta, ya que únicamente le quedan 4 kilómetros para terminar su medio maratón y todavía le quedan fuerzas. PepeQ opta por una táctica más conservadora y se queda conmigo y el Hombre del Mazo siguiendo prudentemente al globo. Llegamos al K19, los circuitos se dividen y los del medio maratón nos abandonan. Como son  el doble que nosotros, es un momento cruel porque nos quedamos corriendo “cuatro y el de la guitarra”. PepeQ se desvía para correr sus 2 kilómetros finales, pero el Hombre del Mazo está indeciso.

-MartinQ: Hombre del Mazo ¿te vas con mi padre o vienes conmigo?

-Hombre del Mazo: mmmmm....no sé qué hacer. Venga va, me voy contigo!

-MartínQ: Cagüennn!

Los Q por el K9

JoseMari y Alberto por el K9
Llegamos al principio del Boulevard de Salburua y cruzamos el paso intermedio del K21 en 1h52min58seg. El del globo sigue clavando el tiempo y le damos un merecido aplauso como agradecimiento porque nos está llevando de maravilla. Yo me encuentro ágil y animado, aunque hace un rato que tengo un molesto dolor en la planta del pie que sospecho sea un principio de ampolla. El ritmo es más rápido de lo que imaginaba en casa pero puedo soportarlo cómodamente.

Avituallamiento K15
 Llegamos fácilmente al K25 en el Fernando Buesa Arena, donde juega el Baskonia a las 12:15 horas y hay cientos de coches intentado llegar al estadio. En el K26 me echa un grito mi paisano Jose Mari Lacoma, que va como un misil en dirección contraria camino ya del K34. A estas alturas de la mañana se oyen pocas conversaciones en el grupo porque la gente está seria y concentrada. Al poco rato, llegamos a la parte que a priori me da más miedo y donde voy mentalmente preparado para sufrir: la Avenida del Zadorra.


Con el globo por la zona de la Universidad

La mejor foto de todas y....ooooouch!!
No es excesivamente larga, pero para nosotros es como una letra T de 4 kilómetros, desde el K28 al K32. Todavía voy bien, pero empiezo a estar cansado y tengo la tentación de bajar el ritmo. Por suerte, mi cerebro se niega y dice: “Si sales vivo de esta calle, lo tenemos hecho socio”. Y así es. Se pone a mandar hormonas a mis pelotillas y funciona…estamos fuera de esa temible zona ya en el K32. ¿Problema solucionado? Para nada. Esto es un maratón señores…

El del globo debe tener prisa porque en ese kilómetro “nos pega el palo” y acelera un poco. La mitad de la gente que va en el grupo nos abandona aunque yo todavía puedo soportar el ritmo y me agarro a él con uñas y dientes. Iba con mucho miedo a la Avenida del Zadorra, pero al haberla pasado ya me sube la moral y me crezco. A estas alturas de carrera me duelen tanto las piernas que ni me acuerdo de la molestia de la planta del pie...

Alejandro: recta de meta 21K.

Pepe: recta de meta 21K.
Se acerca el punto negro del maratón, sobre el que se han escrito montones de libros: el “muro del K35”. Yo voy a lo mío siguiendo al globo mientras pueda, pensando que si me doy de morros contra el muro pues bueno, por lo menos lo habré intentado. Milagrosamente no hay muro, pero giro la cabeza y veo que el Hombre del Mazo se está quedando…esto empieza a tener buena pinta. 

K36. Avenida Juan Carlos I. Una "preciosa" calle que se hace de ida y vuelta. Aproximadamente 3h10min corriendo sin parar, los que vamos en el grupo del globo casi se pueden contar con una mano. El asunto se está poniendo feo porque aunque vayamos al mismo ritmo de siempre, cada vez cuesta más esfuerzo mantenerlo. Justo en ese preciso y crítico momento, hacen acto de presencia PepeQ y Alejandro, ya duchados y cada uno con una bici. Todos nos alegramos de verlos y empiezan a sonar las lógicas bromas: “mira qué cabrones estos dos, ya están limpios y se habrán echado una cerveza y todo”.

Siguiendo al globo por el K36


Eterno K36
Volvemos al Boulevard de Salburua y yo empiezo a plantearme seriamente lo de parar un poco “a estirar las piernas”…pero me niego. Mis piernas quieren pero mi cabeza no. Finalmente, en el K38, las piernas convencen al cerebro y me pongo a andar un poco. Como es lógico, mis colegas del globo no esperan y se van sin mí. He hecho 38 kilómetros del tirón a un ritmo buenísimo y estoy muy orgulloso de ello…pero quedan todavía 4 para terminar. Cuando mi cuerpo y mi espíritu han descansado un poco, escucho la siguiente coversación: 

-Cerebro: Venga piernas! Que ya solo nos quedan 4 kilómetros de nada

-Piernas: Pues que los corra tu puta madre!

Y con este panorama no se puede hacer nada. Del K39 al K40 medio-corro-medio-ando, pero llegado al K40 le echo valor y corro todo lo que me dejan mis malogradas patas. Mientras, Alejandro y Pepe me animan desde las bicis. Con las constantes vitales ya estabilizadas y todo el cuerpo remando en la misma dirección, cruzo el arco de meta de la calle Eduardo Dato en 3h49min19seg.


Contentísimo y muy orgulloso de mi labor, aunque me quedo con la espinita clavada de haber estado corriendo bien hasta el K38 y no poder disfrutar como querría los últimos 4. De haber ido con un puntito más de entrenamiento, habría terminado la carrera sin problemas y en el tiempo deseado. Se me ha "escapado" por poco! No pasa nada, todavía soy joven y tengo mucho tiempo para mejorar.

 Y así muy resumidamente…esto es un maratón.



DATOS Y NUMERETES

  • La primera mitad en 1h52min58seg, la segunda en 1h56min21seg. Se notan los kilómetros acumulados en las piernas…
  • 153 pulsaciones/minuto de media y 2.745 kilocalorías quemadas. 
  • 643 personas en el maratón, 1038 en el medio maratón, 648 en el 10K, 307 en el maratón con patines y 1430 en el maratón txiki para niños y padres.
  • A pesar de lo bien que he hablado del globo de 3h45, cuentan las malas lenguas que a 300 metros de la meta se paró a caminar porque iba a llegar en 3h41, y al final entró en 3h44. Yo ni confirmo ni desmiento porque para esas horas todavía no estaba allí y no lo pude ver. Solo sé que en los kilómetros finales para mí iba muy rápido y no le pude seguir! De todas formas, me quito el sombrero con este tio porque el rato que estuve yo con él lo hizo de lujo. GRACIAS

En rojo, los kilómetros en los que se me vino abajo el chiringuito

 
TIEMPO DE LOS OTROS "BARBASTROS"

Jose Mari Lacoma (42K, 3h03min40seg)
Alberto Rubio (42K, 3h03min43seg)
Alejandro Mariño (21K, 1h48min31seg)
Pepe Cubelos (21K, 1h50min02seg)






REFLEXIONES DEL DÍA DESPUÉS (para el que se esté planteando hacer uno...)

  • Esta prueba es muy larga y eso solo lo sabe el que ha hecho una. Desde el sofá de casa te puedes hacer una ligera idea, pero hasta que no te “remangas” y te echas a correr no lo puedes saber.
  • Decir que un maratón son dos medios maratones seguidos debería ser motivo de multa porque no es así. Aquí 1+1 no son 2, eso será sumando manzanas. Cuando sumas medios maratones 1+1 puede ser 2,6 perfectamente.
  • Es un esfuerzo físico y sobre todo mental. Si las piernas dicen no, la cabeza te permite seguir corriendo. Eso sí, como la cabeza se niegue ya puedes cantar misa…hay que ir muy mentalizado y preparado para sufrir algún rato.
  • Nunca hay que confiarse. Aunque consigas salvar con éxito el muro del K35, en el K38 se te pueden “saltar los fusibles” sin ninguna explicación, quedándote por delante los 4 kilómetros más largos de tu vida.   
  •  La clave: entrenar y marcarse un objetivo realista. A mí todavía me ha faltado un puntito de rodaje para disfrutarlo de arriba a abajo...y eso es una motivación para el siguiente.
  •  Con todo esto no parece muy apetecible correr un maratón. Sin embargo, por algo es la prueba reina del atletismo de fondo y cada día más personas nos animamos con uno. Yo puedo asegurar y aseguro que hay pocas sensaciones mejores que terminar uno de estos. Puedes haber quedado de los últimos y creerte la persona más fuerte del mundo aunque al día siguiente tengas el cuerpo como si te hubiera pasado por encima la familia de Dumbo…
  • Con este ya llevo 3 ¿cuándo y dónde será el cuarto?






¡¡ENHORABUENA A TODOS LOS MARATONIANOS Y MARATONIANAS DEL MUNDO...SOIS GRANDES!!

Comentarios

  1. Enhorabuena, Martin, y a toda la expedición Barbastrense, muy buena representación, y gracias también por los consejos!!! Animo y km´s

    ResponderEliminar
  2. ENHORABUENA !!! y buena cronica y buenos consejos y efectivamente, eres joven y te quedan todos los maratones que te apetezcan y alguno mas. saludos.

    ResponderEliminar
  3. BIEN MARTIN, BIEN!....QUE PERRACA QUE ES LA MARATON EH?, JEJEJE, UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es larga, es traicionera, es exigente, no se casa con nadie...y por eso nos encanta! jajaj Gracias Presi!

      Eliminar
  4. Cronica sperada y que no ha defraudado .
    Un beso y ya estamos pensado en el proximo reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias papá! ¿Próximo reto? Habrá que fijarlo y decidirlo...

      Eliminar
  5. Los consejos los has clavao!! Enhorabuena a los todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javi! Más me hubiera valido clavar un poco más la maratón pero bueno...otra vez será jajaj

      Eliminar

Publicar un comentario