1006

1006. Eson son los kilómetros que hasta el momento llevo recorridos con las patas en lo que va de año. ¿Muchos? ¿Pocos? Cada uno opinará una cosa, lo que cuenta es que yo estoy contento porque me parece una buena cifra que espero poder engordar de aquí a la San Silvestre (hay que llegar con el rodaje hecho a una cita de tal exigencia)

Crucé la barrera de los 1000 kilómetros la mañana del pasado jueves 15 de agosto, día festivo en la mayoría de los pueblos de España que aproveché para salir a correr prontito con grandes clásicos del atletismo barbastrense como son AntonioGi, JaviSam, PepeCu y PedroCa (creo que en el mundillo bloguero se les conoce con estos nombre encriptados...) Desde Barbastro al Pueyo, una vuelta por las Chesas y para casa otra vez.


Empezamos los cinco juntos pero acabamos separados porque Pedro y yo teníamos un poco de prisa por volver a casa. Así que llegados a la rotonda del Pueyo (alrededor del K12), él y yo nos volvimos por la carretera nacional mientras que Pepe y los primos Irhiziendo volvieron a casa por el camino que pasa por detrás del vertedero. Arreamos de lo lindo cuando salimos al asfalto, ya no sé si por llegar antes o por la sed que nos acompañaba. Afortunadamente, los amigos del Portal del Somontano estaban regando con los aspersores y al pasar por enfrente nos pudimos agachar para beber a morro de ellos cual pareja de jabalís. 


En total, 20km de paseíto mañanero que me sirvieron para romper esta simbólica barrera numérica y para volver a sentir tras mucho tiempo qué es eso de estar corriendo sin parar durante casi dos horas. Ya queda menos para la media del Somontano...


Saludos desde Barbastro!

Comentarios