UNA TARDE DE LUNES RARA...

Voy a narrar cronológicamente los hechos acontecidos en la tarde de ayer porque resultan curiosos de explicar. A veces, sin comerlo ni beberlo las cosas "se complican" y una tarde normal puede terminar en una agradable e ilusionante sorpresa. Empiezo...


LUNES 28 DE ABRIL DE 2014

(19:04 horas) Tras casi un mes sin escribir en el blog y corriendo muy poco, decido sentarme al ordenador para explicar mi "minidepresión corredora" en una entrada titulada ¿QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL?

(20:09 horas) Se conoce que el escribir sobre ello me abre el apetito corredor. Miro por la ventana y veo que el viento se ha parado un poco, conque me pongo la ropa de faena y salgo a correr despacito 6 ó 7 kilómetros con unas rumbitas buenas en los auriculares.

(20:29 horas) Sobre esa hora (minuto arriba minuto abajo), llevo poco más de 3 kilómetros cuando me encuentro en el "puente de La Viuda" con Antonio Gibanel, que viene de cerrar la tienda. Me paro a saludarle y nos ponemos a hablar. Dice que esta tarde le ha llamado Kike y que en un calentón se han apuntado a la maratón de Amsterdam, que mi padre también está avisado y que si yo quiero ir.

Le contesto con un "qué cabrón mi padre que no me ha dicho nada", a lo que él responde "nono tranquilo, a tu padre se lo hemos dicho hace poco  también". Nos despedimos y sigo corriendo a mi marcheta. 

(20:48 horas) Entro en casa tras 7 kilómetros urbanos barbastrenses. Mientras estiro un poco, llega mi padre a casa y sin apenas saludarnos sacamos la conversación.

Martín) "Me acabo de encontrar a Antonio"
Pepe) "¿Te ha dicho lo de Amsterdam?"
Martín) "Sisi, ya me ha comentado..."
Pepe) "¿Y qué? ¿Te apuntas?"
Martín) "Venga va! Vamos a mirarlo en internet..."

(20:56 horas) Entramos en  http://www.tcsamsterdammarathon.nl/es/. Vemos que el tope de participantes para la maratón está en 16000 personas y que ya hace tres o cuatro días que se han superado los 15000... conque es ahora o nunca!! Kike y Antonio ya están apuntados...

(23:10 horas) Tras darle unas pocas vueltas, consultar calendarios, hablar con los jefes, pedir permisos, mirar en la hucha y cenar... pasadas las once de la noche cerramos la transacción. 


Pues eso, que así sin comerlo ni beberlo, de una tarde de lunes que no parecía que iba a pasar a la historia por nada... he terminado inscrito en la Maratón de Amsterdam del próximo 19 de octubre. Así, como suena. Será mi quinta maratón y cae en plena vendimia, que para los que nos dedicamos al negocio del vino, eso es un factor a considerar.



Antonio, Kike y mi padre ya son especialistas en maratones internacionales. En cambio, yo nunca he corrido fuera de la Península. Puede molar mucho ese fin de semana de octubre...


Saludos barbastrenses!

Comentarios

  1. Buena decision... hay que ir moviendo el esqueleto, y que os quiten lo bailao. Salud y kms.

    ResponderEliminar
  2. Esa es la historia! En octubre a correr entre holandeses...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario