O VIENTO RONDADOR 2014

El pasado domingo 11 de mayo, mientras yo me arrastraba con más pena que gloria por el asfalto mediomaratoniano de Zaragoza, un nutrido grupo de barbastrenses se daba un paseíto montañero alrededor de Boltaña. Dado que estuve a punto de ir y en el último momento cambié de evento, me pareció una buena ocasión para pedir unas líneas a uno de mis paisanos atletas. Paisana, para ser más exacto.

Aunque personalmente tampoco nos conocemos de mucho más que "hola y adiós" y de algún evento CAB, la afortunada que esta vez ha firmado su primer contrato de redactora becaria ha sido Ana Ariño. Socia fundadora y destacada de una tribu urbana que cada día cuenta con más adeptos: los autoproclamados Psicorunning.

Cuando un día antes se lo propuse, no dudó en aceptar el reto a costa de sacrificar su ritmo de carrera; ya que me comentó que físicamente estaba para podium pero que, por aquello de fijarse en los pequeños detalles y luego escribir un buen resumen, se camuflaría por la zona trasera del pelotón. Detallazo y gran ejemplo de profesionalidad periodística!

El resultado ha sido un texto divertido, íntimo, lleno de personajillos y que transmite muy bien las sensaciones de una carrera por montaña. Eso sí, para ser sinceros igual le ha quedado un pelín extenso...  se debió pensar que yo a mis becari@s les pago por palabras! Ya lo siento Ana, pero va a ser que no! jajaj LET'S GO TO BOLTAÑA!!



MI BOLTAÑA DESDE COLA



Esto es lo último que les lanzo a un grupo de Whatsapp de corredores en el que estoy y a mi grupo de “psicos”.  Son las 12 de la noche. No contestan. Casi todos duermen….. Menos la incombustible Anita y el mágico Luis que aparece y desaparece a su antojo como caído del cielo.

Estoy en la ducha y empiezo a dibujar en mi mente lo que quiero contar. Mañana toca madrugar, a las 6.30 hemos quedado y yo sin poder dormir. Y tu Martin ¿Qué tal? ¿Por qué sueño vas? ¿Por el tercero? Mecaguen….!!! Es lo primero que te he dicho cuando esta tarde me has lanzado la propuesta de escribir mi carrereta en tu blog: Que sepas que me has puesto nerviosa!!! Y a las pruebas me remito, son las 00:15.

No sé como saldrá esto (la carrera de mañana casi es lo de menos), lo que ahora me preocupa es esta, mi pequeña colaboración en tu blog.  Lo que realmente me gusta de las pocas (o muchassss ¿verdad Manoli?) carreras que asistimos los “psicorunning” es el antes y el largo después de las mismas. Se me ha olvidado comentarte Martin, que esta no va a ser solo mi historia, va a ser la historia de todos los “psicos”  de los que van y de los que no van pero también están siempre antes y después.  Porque luego se la tienen que tragar igualito que si hubiesen estado.

Yo no sé si podré fijarme y retener todos los detalles que me gustaría, por eso probablemente hable más del antes o el después de la misma que es como he dicho “Lo mejor”. Yo leo pocos blogs (me falta tiempo). No sé cómo será esta historia mía.

No será como el tuyo Martín, tan chispa, tan fresco, tan fácil de leer, así como si escucharas a un colega “enrrolladete”.  No será tan preciso, técnico y cuadriculado como el de nuestro “presi” que siempre pone entre sus líneas un poquito de corazón (o un mucho, el sabrá mejor). Tampoco será como el de Mon, tan ágil, tan sagaz, con tantos gachés.   Y para nada como el de Javi, tan certero, directo, humano y real, mezclado siempre con un poco de su precisión montañera. Será como yo o como todos nosotros  los “psicos”, dispares, distintos, con mis frases  unidas por un pegamento único compuesto de ganas de  correr, disfrutar, compartir y pasarlo bien.

¿Cuándo empezó mi Boltaña? Pues empezó no cuando la crearon,  ni cuando la publicaron, ni en la primera o en la última edición. Mi Boltaña empezó el día que alguno de nosotros dijo:

- ¿Quién viene a Boltaña? Se armo la gorda!!!!
- Segunda pregunta lógica: ¿Cuando es…. No?  Pues no…no!
- La segunda pregunta es ¿Quién va?
- ¿Tú vas? Yo no voy (luego sí que va)
- Yo no voy ni loca (resulta que si que va, este es mi caso este año)
- Yo si no vienes tu no voy, dice el Morillo a la Olga
- Pues yo, si que voy, Morillo, contesta ella.
- Yo si os apuntáis todos me apunto, dice la Sánchez.
- Yo no sé, dice Juan Carlos.
- ¿Pero de qué carrera estáis hablando? Dice Luisito.

 Los Barras POR SUPUESTO  van los dos, o los tres. 
– Hay que ir, asegura José Luis
– Yo hare la corta y la larga, confirma la Barras.
 – Yo hasta que no falten pocos días no me lo pienso, dice Manoli, que de aquí a entonces, no sé qué será de mi vida.
 – Yo ya me he apuntado, anuncia Ángel, hace tres semanas que hago series.

Manuel con su lógica aplastante pregunta -¿Cuándo es? No lo tengo claro pero voy salvo que coincida que juegue mi Atleti, como es el caso, ya me fastidia ya pero mi religión es mi religión. 
–A mi si me esperáis en las bajadas y estuviera más preparada iría, pero tengo miedo tiaaa, dice Noemí.
– Yo a ver como cuadro a los niños y al marido dice la Luchi, pero me apetece “mogollón”. Me los llevo y listo, concluye.

Rocío después de varias cervezas, champan y fresas, en casa de los Morillo, eufórica y decidida dice que se estrena en Boltaña. Y Nacho hace días que se lo está pensando, pero como lo hemos sacado alguna tirada dominguera de las nuestras se ve capaz.  La Peque no se ve preparada. La  choni Rebeca y sus compromisos se lo impiden. Fernando no se habla mucho con las montañas,  Sergio anda liado estos días y a Quino no le entra en los planes. En total seremosssss 12.

Son las 00:45 y sin dormirrr. Mecaguen Martín!!! Aquí lo dejo, mañana con la excusa de  Boltaña nos vamos de excursión….oe oe oe oe!!!!

Nos levantamos prontito y vamos a recoger a todos al  Moliné. Eva full equip con sus bastones nuevos. José  Félix y Olga. Los Barras con Huguito que se estrena en Boltaña, Ángel puntual como siempre, Luis paciente y Nacho en calma tensa. En Boltaña nos esperan Lucia y Rocío que se han adelantado a inspeccionar la zona.

Qué de barbastros hay en esta carrera! Parece que gusta

Paseíto, que me pongo, crema solar, cafelitos, pises y demás accesorios. Todos a la salida. El corazón tontamente se dispara, aunque no quieras. Salgo en la cola, no quiero molestar y sin salir del pueblo ya llevo cerca al coche escoba. Es mujer!! Todo un detalle!!.
Nos dirigen hacia el rio, aquí los que llevo delante no corren. Mucho voluntario para este trozo, te puedes dar un baño sin querer y…. empieza LA FIESTA.

Primera subida cañera hacia Silves. Alcanzo a tres personas de la distancia corta de este año 8 km.. Una chica de asfalto va fatal y por lo que dicen, vomita. Se toma esto como asfalto y eso creo que es imposible de llevar, pero continua en carrera (yo no podría). Adelantamos y sigo a mi ritmo con Eva, Nacho y Rocío que también lo coge con mucha alegría. Es novata y se nota. Nacho es más prudente. Llego arriba tocadilla pero “con  bien”. Primera bajada, a disfrutar toca. Me encanta bajar. No tengo miedo y disfruto. Voy dirección Seso. Como y bebo en los avituallamientos. Ya me conozco el tema de la hidratación. Subo y bajo otra vez, qué mareo. Paso por un abrigo de piedra, bonito trozo que me transporta a Guara. Tengo ganas de llegar al río. Me conozco la carrera y este trozo es divertido. Nos esperan otro montón de voluntarios para sortear escaleras de hierro y sirgas. Las aguas este año bajan más bravas que el año pasado. Este año me recuerdan por un momento la película “Rio Salvaje” de Meryl Streep.

También recuerdo especialmente a Manoli, que este año  no me acompaña y lo que nos reímos en este trozo cuando cayó encima de un voluntario  en las escaleras. Todavía me resuenan los gritos de Olga y las risas que nos hicimos. Corro por el cauce del rio con más cuidado porque el año pasado me di una piña y no quisiera repetir.



Antes ya hemos cambiado de coche escoba, ahora nos acompaña Carlos. Le pedimos fotos en el rio y el hombre alucina. Nunca le habían pedido fotos en carrera!! ¿Pero esto que essss??? Decía su cara. Más adelante es él mismo el que nos pide que saquemos el teléfono para hacernos más fotos jajajjaja. “Semos diferentes”. Llegamos al precioso pueblo abandonado de Jánovas. Pero como el año pasado también hay gente. Tiene encanto este pueblo. Debió ser precioso!! El avituallamiento divertido. Nos invitan a huevos fritos. Con dolor de corazón los rechazo. Oímos como dicen por Walkie “El último corredor esta en Janovas” Que galantes!!!. No quieren decir que soy chica.  

Ahora toca paso de riachuelos varios. Esta zona creo que es la que menos me gusta paisajísticamente hablando. Voy bien, pero sé hacia donde voy. Subidón, subidón, largo y pesado subidón con falso llano. Muy sombreado, eso sí, bonito también pero ufffff!!!. Busco a mis compis, su conversación, sus risas, su resistencia, su aliento. Eva sube más feliz que una perdiz con sus nuevas “patitas”.  Nachete saca su buen hacer montañero y tira de mi. Rocío va tocadilla…”pobre” pero arropada por Carlos que se ha convertido en su sombra.  Llego al avituallamiento de Aguilar.

Este es Carlos nuestro escoba

Paradeta de 10. Hay un chico esperando a ser evacuado. Se retira. Qué pena! Rocío dice que también. Pero la alentamos a esperar hasta el próximo. Si llegó hasta aquí… podrá un poco más. Nos mira con ojos suplicantes mientras bebe. ¿Qué hago? Nos pregunta. Venga Rocío, tu puedes!! Estamos aquí!!!  Estamos en el km 17,5. Ahora es Carlos el que nos “ incita” a hacernos una foto pero el también quiere salir… por supuesto , le decimos!!!.

Ya queda poquito pero la subidita que viene… la recuerdo…. La recuerdo. Rocío decide seguir. Ole  sus ovarios!! . Nacho se deja llevar confiado.  Cruzamos un prado y llegamos a la temida subida. No puedorrrrrr. Tiro de gel y más adelante de los” benditos” palos de Eva. Estoy hartita de este puñetero sube y baja, pero me veo mejor que el año pasado en el mismo sitio. Nacho sube galante delante de nosotros. Rocío se va quedando rezagada con Carlos. Decidimos esperarla en Campodarve y vamos subiendo. El avituallamiento está en el pueblo. Se llega atravesando una pista y luego un trozo de carretera. Nos salen a esperar. Como en algunas partes  siempre hay gente  que no tiene ni pu… idea de lo que es una carrera y menos una de estas y menos lo que es llevar ya 4 horas en las piernas y nos recibe con un acertadísimo: "Pero que cosa que venís tan tarde” Paso palabraaaa gruggg!!!. 

Repostamos, esperamos a Rocío y seguimos un poquito más. A la salida una señora nos anima aplaudiendo muy eufórica; está esperando a que su hijo. Todavía no ha pasado, nos comenta. Carlos le da la mala noticia de que somos los últimos. Pobre!! Debía de ser el chico que se retiro en Aguilar.
Volvemos a subir, bajar, subir y llegamos ahora a una pista totalmente corrible; pero las piernas protestan. Nacho está digamos… con ganas de llegar. Le incitamos con Eva que pase a las “drogas”.

Con trote cochinero aparecemos en la cima de la carrera “La Coasta” según mi percepción, pero no es real porque el punto de los 1200 metros se alcanza entre Campodarve  y la Coasta.  Nos esperan tres chicas que nos animan creo yo como a los primeros. Bebemos y bromeamos. Rocío quiere abandonar otra vez. Nosotros le decimos una vez más que ni hablar y Carlos nos apoya diciendo que si ha llegado hasta allí va a terminar seguro. 

–Sigo, dice. Voy a hacer lo que puede pero por favor tirar, no me esperéis.

La Coasta

Solo queda una fuerte bajada. Para mí ahora toca disfrutar. Quiero bajar corriendo. Lo tengo claro y las piernas me lo piden a gritos. Más fotos en la supuesta cima y seguimos. Eva y yo tiramos delante. Rocío se nos cae. No puede levantar los pies. A Nacho tampoco le mola esta bajada, dice que sufre. Seguimos corriendo y Eva con su buen saber caer lo hace “estéticamente” `porque  si no, no sería carrera que se precie para ella. Solo ha sido un susto. Ponemos las dos el turbo y a correrrr.

Pin , pam , pinpam estamos casi abajo. Ya voy analizando la carrera en mi cabeza. Esta vez ha sido menos dura que la anterior, me he sentido mejor. Me está costando más tiempo y esto mucho influye en las sensaciones, teoría esta, experimentada en mis carnes.

Eva está feliz. Se siente bien, no ha sufrido calambres, no se ha encontrado mal y me lo transmite de todas las maneras posibles. Soy feliz de verla disfrutar una carrera. ¡Por fin!. Nos ha salido bien. Hurraaaaa!!!!!

Nada más por esto ya valió la pena hacerla (me pidió que la acompañara en esta, ella no la conocía. ) Le habíamos puesto mucho miedo entre todos con los típicos comentarios de antes de las carreras y cuando ahora se sentía tan bien  no se lo podía creer.

Este es otro de los motivos por los que corro. La resaca que deja en todos nosotros los días posteriores a las mismas, lo que las revivimos, las explicamos, las alargamos, las encogemos, las volvemos a correr en definitiva.

De esta guisa llegamos  casi abajo y nos aparece  Luisito en medio del bosque así tal y como es él. ¡Pa comerlo!. Nos viene a buscar para ver como estamos.  Qué alegría!!!  Nos da noticias de todos. Nos están esperando en meta. Han llegado todos, algunos  con caídas y calambres pero nos esperan. Subidón subidónnnnn.

La euforia nos hace tirar, cambiamos de planes y decidimos adelantarnos a meta sin esperar a Rocío y a Nacho con los cuales fuimos todo el rato. Este es mi punto agridulce del día. Luego me arrepentí del gesto.

Llegamos al pueblo y nos animan nuevamente, nos instan a que nos tomemos la subida con calma.  Esa ya es de recochineo, digo yo. Que guasa tienen estos de la montaña!!!.

Eva quiere correr porque no sabe a dónde va, yo la freno. –Como me dejes aquí te mato, le espeto. Un último esfuerzo me aliento e irremediablemente me vienen a la cabeza dos personas queridas que están haciendo los mayores esfuerzos de su vida. Me hace relativizar todo y mis últimos pasos se los dedico a ellos.

Ultima subida a la plaza. Esto finaliza, qué pena, pienso. No fue para tanto. Me espera Juan Carlos con sus interminables fotos. Me transmite su aliento y en volandas llegamos a META. Están todos mi  “psicos”, todos aplaudiendo, todos esperando, todos sonriendo.

Me siento bien. Miro a Eva, está feliz, la abrazo y cruzamos la META. En mis ojos están todos los que veo y en mi pensamiento llevo a los que me faltan pero sé que están.



Besos, abrazos y más besos como si viniésemos de la guerra. La alegría nos desborda por los poros.
Empezamos a contar nuestras peripecias entre todos y ahora toca esperar a Rocío y a Nacho y recibirlos como se merecen.

Y todo vuelve a empezar.

A Mis Psicos, a todos ellos,  pues cada uno a su forma hace que mis trotadas semanales y domingueras sean buenas e imprescindibles en mi vida.

Gracias.... vosotros sabéis!!

Lo que pasó después de meta para nosotros queda.

PD: Gracias Martín por brindarme la oportunidad de creerme escritora por una carrera. Gracias por pensar en mí.

------------------------------------------


MUCHAS GRACIAS POR LA COLABORACIÓN ANA!! Ha sido un placer ponerte nerviosa y leer tu resumen. En breves recibirás los 600€ que acordamos ;)

Saludos barbastrenses!


Comentarios

  1. Muy bien Ana! De todo lo que has escrito, lo único rotundamente incorrecto es que precisamente ese día a esa hora estuviera por mi tercer sueño.

    Si vosotros estabais en el Moliné, yo estaba en la sede del CAB listo para marchar a Zaragoza a sufrir como un chucho pulgoso en la media maratón jajaj

    Por lo demás...genial! Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Ana Ariño....q crack me ha encantado la cronica.....la media de pamplona tb la escribiras????.....gracias por dejarme entrar en los psicorunning....un grupo maravilloso.....

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Esto ya es mucho nivel. Contar hasta con artistas invitados. Una excelente cronica Ana. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Martin por tu idea de compartir tu espacio.
    Enhorabuena Ana, por hacer participes a la gente de tu experiencia; por compartirla. Como te habrás dado cuenta, esa es otra carrera...
    Otra carrera que compartirán contigo y con tus amigos gente conocida, pero también anónima, y gracias a tus palabras, quizás entiendan, quizás se den cuenta que existen muchos motivos y muchas formas; quizás incluso se animen..
    Muy muy bien. Un abrazo guapa!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario