10K NOCTURNO DE BARBASTRO 2014

Tal día como hoy hace justo un año y a estas mismas horas, gozaba en la ultra-trail de Los 10 Montes de Vitoria lleno de barro hasta las rodillas. Ahora mientras escribo, estoy bastante más aseado en la galería de mi casa con el ordenador y un vaso de leche fresquita disfrutando del sol altoaragonés. Un lujo. Además, he debido descansar bien esta noche porque ya tengo las patetas como nuevas tras de la sexta edición del 10K Nocturno de Barbastro.




La mañana la pasé un poco resacoso de la noche del viernes y la tarde con los colegas en el pantano de Barasona. Al oscurecer, a las 21:30 ya estaba por Escrivá de Balaguer para calentar y disfrutar del ambientillo previo. Saludos, risas, vaciladas, postureo... lo típico en estos casos entre "compañeros de pelotón". Puntualmente a las 22 horas y con veintitantos grados, una cuenta atrás al estilo Mordor nos dió la salida a las cerca de 300 personas allí presentes. Algunos estábamos para 10 y otros para 5 kilómetros.



Es bien sabido que no me gustan los 10K porque de lo cortos que son se me hacen largos (tremenda contradicción). La gente va a fuego y normalmente los termino con el higadillo en la mano. Sin embargo, ayer fue distinto porque me salió sorprendentemente bien. El jugar en casa, en tu pueblo y con tu gente se tiene que notar.

Ya en la salida me coloqué por las primeras filas para intentar hacerlo rápido. Corrí sin reloj y a mi aire, intentando gestionar las fuerzas y la respiración todo lo mejor posible. Por sensaciones, que se suele decir. Aflojando en las subidas y abriendo gas en los llanos y las bajadas, es lo bueno que tiene conocerse las calles del recorrido como el pasillo de tu casa...

Corrí al lado de mucha gente ilustre: Iván, Roberto, Sergio, Ventura, Jesús, Juli... y es cierto que adelanté a más personas de las que me adelantaron. Me encontraba fino, ágil y animado. Lo noté enseguida porque tuve todo el tiempo sonrisas y aire para animar a los otros corredores y saludar en la curva del Argensola a mis amigos y familia política. 

En resumidas cuentas, todo propició que el circuito se me hiciera mucho menos pesado de lo que esperaba y terminé como una moto en 41min32seg, en una espectacular recta de meta llena de gente. Ambientazo. Posición 31 de 117 y mejor tiempo de largo en esta distancia. Para redondear un poco más la noche, a todos se nos repartió al terminar cerveza y pan con longaniza. Así es imposible irse descontento de Barbastro!







GRACIAS con mayúsculas y luces de neón a todos los que han organizado y colaborado para que esta carrera salga como salió. Junta del CAB, voluntarios, cronometrajes, policía, Iber Jabugo, Fábrica del Tiempo, patrocinadores y gente de Barbastro que salió a animarnos y aplaudir a la calle! Para que haya tipos como yo que no organiza nada y solo se preocupan de correr, tiene que haber otros tantos que no corran pero curren. Y eso es de agradecer. 




Y por supuesto, ENHORABUENA a los ganadores. A Maria pero sobre todo a Mariño, con el que tengo más relación y trato. Lo que hace este tio después de salir de una lesión que le ha tenido parado tanto tiempo es para quitarse el sombrero, los calcetines y las bragas si hace falta. Además, mola bastante que el 10K de Barbastro lo ganen dos jovenzuelos de Barbastro. 






Saludos barbastrenses!

Comentarios