XIV CASTILLAZUELO-EL PUEYO 2014



Hace cosa de dos semanas recibí una notificación de mi abogado, el respetable y siempre diligente Lionel Hutz, alertándome de que en Facebook había aparecido algo que bien podía ser un plagio de la entrada que hice sobre la Behobia 2014. Nos pusimos a investigar y si bien la cosa no era para tanto, decidimos tomar acciones legales para defender mis derechos de Propiedad Intelectual. 

Tras una amenaza que no surgió efecto, mi Gabinete de Crisis y yo decidimos ponernos en contacto con el responsable del ataque y castigarle con su propia medicina. "¿Querías escribir verdad? Pues ahora te vas a enterar!!" Sabiendo que el supuesto delincuente tenía planeado participar en la XIV Castillazuelo-El Pueyo, se optó por invitarle a escribir un resumen de la misma, o de lo contrario sería torturado con una tarde entera atado a un sillón viendo Sálvame Deluxe. Lógicamente, aceptó el castigo y unas pocas horas después de la carrera ya tenía el relato en la Bandeja de Entrada de mi email.

Este peligroso malhechor responde al nombre de Néstor Ferrer y a pesar de ser grande como un ropero abierto... corre jodidamente rápido cuando se le deja suelto por el monte entre piedras y zarzas. Por si acaso tenía pensado escaquearse y no cumplir con su pena, yo mismo participé también en la carrera para vigilarlo de cerca; poniéndole tanto empeño que terminé solamente 7 segundos por detrás de él. Vamos, que el CNI ha usado de espía al Pequeño Nicolás ese porque aun no me han conocido a mí...

Una vez leído y revisado el relato de Néstor, he de decir que me alegro de haberlo contratado como becario redactor. Me gusta lo que ha escrito y, aunque quede mal decirlo, espero que en un futuro vuelva a invadir mi propiedad intelectual para volverlo a amonestar. Al fin y al cabo, un tio tan romántico como para levantarse un viernes de diciembre a las 6:30 de la mañana y subir corriendo al Pueyo  para ver desde allí el amanecer no puede pasar por la vida sin escribir en este blog...





Mi  Castillazuelo-El Pueyo 2014

Casi todo el mundo sabe, porque ya lo he contado en otros foros, que la Castillazuelo- El Pueyo es una de mis  carreras favoritas ; el ambiente familiar , la propia estructura de la carrera, las “bellezas del Somontano", el hecho de que la organice el CAB, etc … Hacen que sienta esta carrera como algo muy mío. En mi muro de Facebook expuse diez causas por las que me gusta, pero podría haber expuesto veinte o treinta más. Precisamente a partir de esa publicación  y de la estructura que utilicé para contarla  comenzaron mis “problemas”.  

Los “abogados" de Martin me remitieron una nota amenazadora en el Messenger acusándome de plagio, y me propusieron como única salida a mi más que probable ingreso en Alahurín de la Torre, hacer de becario en este blog para contar mi experiencia en esta carrera. Ante la perspectiva de compartir el mismo techo que “Cachuli”, no me ha quedado más remedio que aceptar.

Cuando escribo esto no se todavía cuantos participantes hubo en la carrera. Pero si hubo 150 , entonces el día 8 de diciembre de  2014 a las 12 del mediodía en Castillazuelo comenzaron 150 carreras simultaneas. Yo voy a contar entonces la mía:


Ayer me eché tarde porque estaba de “Rodriguez” y tuve que hacer cosas hasta las tantas. Me suena el despertador a las 9:00, pero ya estoy  despierto hace rato. Últimamente duermo mal, demasiadas cosas en la cabeza supongo. Por lo que la primera regla para enfrentarse a una carrera, descansar lo suficiente, no la  he cumplido.¡Bien 100 puntos menos!.  Desayuno, hago cuatro cosas y me pongo a leer. Absorto en lo que leo, se me hacen las 10:45 y no he preparado nada todavía. A correr, me visto, preparo todo y cojo el coche dirección Castillazuelo, ¡otros 100 puntos menos en concentración!. Y es que últimamente debe ser por la experiencia acumulada o por algún cambio de enfoque vital, las carreras no me ponen excesivamente nervioso. Y me suelen pasar estas cosas.



Llego a Castillazuelo, cojo el dorsal. Allí está el incombustible Jose Luis Loriente, que el dia de antes estaba corriendo la  Maratón de Castellón y hoy está aquí repartiendo dorsales. Él y Ana Barras son  como el “Pequeño Nicolas”(con perdón ), salen en todas las fotos. Qué increíbles son.

Ya tengo mi dorsal y ahora a  ponérselo, (le doy bastante importancia a ponérmelo centrado y suelo perder un rato) a charrar  y a calentar. Todavía no se qué planteamiento voy a seguir, ya que en teoría  este día tenía muchas posibilidades de hacer de liebre de una persona que iba a correrla por primera vez y que al igual que yo corre por impulsos  y  ni sabe y ni le da la gana  ir dosificando. Pero esa persona se ha pasado de frenada el fin de semana y no va a poder venir. Por lo que soy totalmente libre para ir como quiera. Me temo que utilizaré  la misma táctica de siempre:  cara arriba a todo lo que pueda  y cara abajo a toda hostia, dentro de las posibilidades de cada momento claro, tampoco es cuestión de palmarla al canto del camino.

Advierto a los lectores que si alguien quiere sacar algún aprendizaje sobre tácticas o técnicas de carrera de este texto, que se olvide . Yo hace un tiempo que corro por sensaciones, corro porque me gusta correr y porque me siento bien haciéndolo, correr me reduce el estrés y me despeja la mente. Y  si me tengo que estresar mirando pulsaciones o cronómetros, para eso me quedo en casa. Aunque comprendo perfectamente a todo aquel que planifica, cronometra y visualiza su carrera. Reconozco que ellos siempre van a llegar antes que yo y que son ellos los que corren con inteligencia. Yo simplemente pienso que en la vida ya hay demasiadas cosas que se deben planificar, muchas veces a disgusto; y para mí, correr no debería de  ser una de ellas. Es una opción personal, digamos que corro con “el corazón”. Aunque también reconozco que prefiero llegar  el treintaitantos  al cincuentaitantos... no soy tan “perfecto”jejeje…



Estamos ya bajo el arco de salida: saludos, buenos deseos, algún beso, un saludo en la distancia a una persona que no va a correrla. Creo estar bien situado entre las primeras filas. Craso error, en cuanto dan la salida empieza todo el mundo a correr y de pronto me encuentro de mitad para atrás. Pienso:" tengo que encontrar mi lugar en carrera", ese lugar en el que ya no pasas a nadie y casi nadie te pasa. Salgo volando, cruzo el puente zigzageando entre la gente y empieza  el subidón. Lo hago corriendo a un ritmo alegre ¡eso son otros 100 puntos menos en estrategia de carrera! y llego arriba entre  Alex Castarlenas y Juan Plana, que como perro viejo que es... sube andando. 

Ese obviamente no es mi sitio, pero una alegría de vez en cuando no va mal. Llegamos arriba y Juan dice:”bueno habrá que empezar a correr”. Si hubiese llevado un pañuelo lo habría  agitado para decirle adiós. Ya no lo he vuelto  a ver más. Más tarde me pasa  Julián Olivan y algunos más  y después Castarlenas y  Antonio Oliván  de Alcolea que van hablando como si tal cosa. No me preocupo demasiado, ellos no son mi carrera, eso es otro nivel. Llegamos arriba y empieza el llano con algún sube baja. Algunos me pasan, paso a otros. Por fin he encontrado mi puesto en carrera, ahora se trata de mantener la posición con uñas y dientes. Parece que voy lento pero el GPS marca 4:20 en el llano y eso para mí está muy bien. Además no pierdo de vista a Juli , lo cual puede querer decir varias cosas; o que el no va  muy bien , o que yo voy estupendo, o ni una cosa ni la otra. 

Llegamos al sembrado, este año no será necesario que le pasen el “ruello” a esa zona, allí todo el mundo se pone a andar y yo no voy a ser menos, hay que guardar algo de energía para el subidón del Pueyo. Al final del sembrado me alcanza Martin (el dueño de este chiringuito) y pienso: "bueno  con el tiempo que hizo este zagal  el año pasado aquí, voy muy bien" (cuando nació este hombre yo estaba haciendo la mili, si no fuera verdad , no me lo creería). Llegan la Plaza del Sol y el Pueyo, "paso corto y frecuencia", como dice Juan Plana y tranquilamente  cara arriba, ya llegaremos. Martin no me sigue, yo que le quería decir: "quien llegue el ultimo hace la crónica"... me va a tocar hacerla a mí. Corono el Pueyo  en  25min20seg y sin andar, con un par. Bebo  algo de agua  sin parar y para abajo. Durante toda la bajada, me voy cruzando con gente que me saluda y me anima, yo hago lo mismo. 

Y ahora comienza la perla del recorrido, ese pequeño tramo de trialera entre arboles que  los pisteros odian y a mí me vuelve loco. Me encanta la sensación de moverme con rapidez entre los árboles, de dejarte llevar, de derrapar y cambiar de dirección en fracciones de segundo, es  algo que sale de dentro de mí y no puedo evitar amarlo. Pero como todo lo bueno, la trialera se acaba y vuelve la pista. Allí está Javi Subías animando y supongo que con unas ganas tremendas de  volverse a calzar unas zapatillas.  Saludo y sigo, repecho y después bajada. Voy alegre a ritmos que rondan el 4:10, pero no alcanzo a nadie, Juli sigue allí delante y algunos más le siguen, me acerco, pero después se alejan. Llegando a la última bajada  antes de llegar a la carretera, me adelanta un señor que aparenta que hace ya unos años pasó los cincuenta. 


En un principio, me choca, después por un instante me frustra , pero inmediatamente pienso: "dicen que a partir de los cincuenta se nota un bajón, pero este tío acaba de adelantarme como una gacela. ¿No será que están equivocados?. Si él puede correr así, yo tengo cuerda para rato”. Ese pensamiento me reconforta, el corredor se va alejando y Juli también, ya casi no lo veo . Pero ya no queda nada, estoy en mi posición y llegare en mi tiempo. Bajada a todo trapo y vuelta a la manzana para que el publico nos pueda ver llegar en una línea de meta como dios manda. En la última curva están Jose Félix y Ana Ariño que me pide que sonría. ¿Cómo no? Imposible negarse, si aunque no lo parezca debajo de esta máscara de sufrimiento estoy feliz como una perdiz. 

Recta de meta y a entrar como un obús, que se vea que todavía  me queda algo dentro. He llegado, lo he conseguido, ha sido duro, pero no conozco nada que no sea duro y merezca la pena. Llegada, beber, comentar un poco y al coche a cambiarse. Una vez seco, seguir comentando, felicitando, preguntando y conversando y a hacer cola para la longaniza. El tema de la longaniza este año se ha quedado un poco corto, esta carrera supera expectativas y corre el riesgo de morir de éxito .¡Es broma! Agradecidos estamos del trabajo y el esfuerzo de voluntarios y Ayuntamiento. Después la entrega de premios, alguna foto y cada mochuelo a su olivo.

En cuanto al tema de los numeritos: el 38 de la general, el  5 de mi categoría con un tiempo capicúa  de 46min46seg y una velocidad media de 04min36seg el kilómetro. Para 93 kg no está mal. Si las categorías fueran por peso como en el boxeo, no bajaba del pódium. Jajaja.  Lo cierto es que es la mejor marca de mi vida en Castillazuelo  y casi tres minutos menos que el año pasado, tampoco había hielo, como el año pasado. Algo debo estar haciendo bien pues estoy en un momento dulce físicamente, la cabeza no me va demasiado bien, pero el cuerpo parece que si, jeje…


Todos estos numeritos están muy bien, pero no me solucionan la  vida, solo son un empujoncito a mi vanidad  y mi autoestima. Yo  personalmente me quedo con el número de personas que  restándole su voz a la respiración, en momentos donde realmente se necesita todo el aire, me han dicho durante el trayecto; "venga Néstor", "Aupa Néstor" o simplemente "Bravo". Esos sí que son números importantes, pero esos por desgracia no me los cuenta el Garmin.

Martin, espero haber saldado “mi deuda”, un placer haberme dado la oportunidad de explayarme en esta  tu casa. Un saludo a todos.

 --------------------------------------------






MUCHAS GRACIAS NÉSTOR! Deuda más que saldada, me reconforta anunciarte que no vas a tener que sufrir los ronquidos de Julián Muñoz. Yo también hice mi mejor tiempo en esta carrera y fue gracias a que te estuve persiguiendo por los caminos del Somontano... así que gracias otra vez! jajaj

Saludos barbastrenses!


Comentarios

  1. Sr. nuevo becario... le comunico que no tenga muchas esperanzas de recibir ningún tipo de gratificación de este "mochuelo" yo aún la espero y ahora encima dejo de correr una carrerita de la zona y me veo despedida sin previo aviso y sustituida por otro jovencito de mi quinta... estos críos donde tendrán la cabeza de verdad!!!!! Aún con todo y con esooo... les insto a los dos a que no dejen de escribir.... un placer leerlossss!!!!
    Ana





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te las verás con mi abogado por estas declaraciones ofensivas y denigrantes. El pobre Lionel Hutz no gana para disgustos!! jajaja

      En el fondo sé que nos aprecias Ana ;)

      Eliminar
  2. "Grande como un ropero abierto", ya te vale!!! jajajaja. Eres un Crak. Lo vuelvo a repetir, ha sido un placer escribir estas lineas aquí.La frescura y buen humor de este blog, son realmente reconfortantes.
    Ana no te "enfades", aquí hay sitio para todos, un placer igualmente compartir becariato contigo.
    Por la remuneración no me preocupo . Me conformo con poderme agachar tranquilamente en la ducha cuando se me caiga el jabón , eso en la cárcel no se puede hacer..jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hagas caso a Ana, me guarda rencor porque le prometí 600€... en cambio contigo ya dejamos bien clarito que lo hacías gratis!! jajajaj

      Un placer haberte tenido como redactor Néstor. Muchas gracias

      Eliminar
  3. Buena carrera y buena cronica Nestor.
    Yo tambien estoy de acuerdo que en la clasificacion habria que tener en cuenta los kilos, que esos que van delante no pesan nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y según vosotros, ¿eso también habría que contarlo en la Liga de Oro? Vaya jaleo!!

      Eliminar

Publicar un comentario