jueves, 28 de mayo de 2015

LOS VINOS DE ABRIL 2015

Oooootra vez, día 28 de mayo y yo con los Vinos de Abril: prometo ponerme pronto al día. Ahí van los vinos de este mes que, como es normal tratándose del tipo de negocio, todos los he comprado o probado en El Petit Celler, la tienda de Barcelona donde trabajo desde hace unos meses.


ALIÓN. 2002. Tempranillo 100%. Bodegas y viñedos Alión. DO Ribera del Duero

En mi corta y discreta carrera de aficionado al vino (o winelover, que queda más molón), probablemente este va a quedar grabado para siempre como el primer gran vino que he tenido ocasión de probar. Por supuesto, mi bolsillo de joven español del siglo XXI no da para permitirme una botella entera y seguir cenando caliente todos los días, así que esta vez la cata se reduce a una única copa. 

Como muchos ya sabréis, ahora trabajo en una tienda de Barcelona donde entre otras cosas, ofrecemos un servicio de vinos a copas de gama alta. De vez en cuando y si tengo el día inspirado, cuando termino de trabajar me rasco el bolsillo y me auto-invito a un copazo de uno de estos tesoros para seguir aprendiendo cosas nuevas. De hecho, imagino que mientras siga trabajando allí muchos de los vinos del mes en el blog serán de los que estemos sirviendo ese mes en El Petit Celler.


A lo que iba, que el Alión 2002 está cojonudo. Vino tinto de la Ribera del Duero, elaborado con uva Tempranillo en la bodega Alión, perteneciente ni más ni menos que a Vega Sicilia. ¡Un regalo para mis sentidos! Para ser del año 2002, todavía mantenía un aroma intenso, frescura y matices en boca. Me perdonen los puristas y entendidos de las altas esferas, pero el aroma de este vino a mí me recordaba un poquito a la salsa barbacoa… y eso me chifla!





VIÑA TONDONIA BLANCO RESERVA. 1999. Viura y Malvasía. Bodega López Heredia Viña Tondonia. DOC Rioja. 


Si me ha impresionado que un vino tinto del 2002 se mantenga en perfectas condiciones para ser bebido en 2015 ¿qué puedo decir de un vino blanco elaborado en 1999? ES-PEC-TA-CU-LAR

Viña Tondonia es una de esas bodegas de Rioja que todo winelover de medio pelo conoce o ha visto en fotos. Yo tuve ocasión de visitarla mientras cursaba el Master de Vitoria y lo cierto es que vale la pena por la historia que encierran sus muros y las telarañas que conservan sus paredes y techos. Unas telarañas luchadas por muchas generaciones de arácnidos honrados y trabajadores, eso sí. 

Este vino impresiona solo con verlo: por la malla de la botella, por la añada, por el dorado intenso y por la etiqueta. Luego en la copa es algo muy sabroso, con un aroma que lógicamente indica que no es un jovencito pero todavía tremendamente agradable. En la boca es cremoso, largo, intenso y (me vuelvan a perdonar los puristas) con notas a plátano y mostaza según mi criterio. 

¿Lo mejor? Que para ser el vinazo que es no sale excesivamente caro (incluso yo me podría permitir una botella en algún arranque de generosidad)



NELÍN. 2012. Garnacha blanca, Macabeo, Pedro Ximénez, Pinot Noir y Viognier. Clos Mogador. DOQ Priorat

Este vino o te gusta o lo odias. En la quincena que lo hemos estado sirviendo, he visto desde gente que ha repetido visita a la tienda solo para probarlo otra vez a gente que ha metido las narices en la copa y me la ha devuelto.

Es un concepto poco habitual de vino blanco porque en nariz es ligeramente licoroso y visualmente está turbio, algo extraño en los vinos blancos ya que las bodegas siempre buscan brillo y limpieza.  

Nelín es un blanco elaborado por el archi-conocido enólogo René Barbier en la DOQ Priorat, con una lista de uvas tan larga que ha logrado una riqueza de matices espectacular. Es un vino con cuerpo y densidad, un toque ahumado y evolucionado en nariz, mientras que en la boca nos regala una gran explosión de sabores.




¡Saludos, litros y kilómetros desde Barcelona!

No hay comentarios:

Publicar un comentario