jueves, 16 de marzo de 2017

V CARRERA DE LA MUJER DE BARBASTRO 2017

Aunque el año pasado me la salté por motivos que no vienen al caso, este 2017 retomo con energía renovada la tradición de pedir una colaboración femenina para la Carrera de la Mujer de Barbastro. Ya lo han hecho anteriormente Judith, Blanca, Eva... ¿y ahora? ¿A quién le ha caído el marrón ahora? ¡Pues lo cierto es que lo tenía bien claro desde hacía tiempo! 

Si bien esta carrera se organiza con la colaboración de muchas mujeres del CAB, creo que todos estaremos de acuerdo en que ha habido una que ha tirado del carro especialmente. Una persona que hasta hace poco no conocía pero que ahora alucino con su capacidad de trabajo y organización. ¡De esa gente que parece que viva en días de 29 horas por la cantidad de cosas que le da tiempo a hacer! Y lo que es más importante... siempre con el móvil disponible, siempre de buenas maneras, siempre pidiendo las cosas por favor y siempre dando las gracias. Actualmente estos especímenes están en niveles de peligro de extinción similares a los del tigre albino, pero por suerte todavía queda alguno en libertad...

Los que hayáis estado un poco metidos como yo en la organización de la carrera no necesitaréis más datos. Se llama Magda Moreno Palacio y aunque oficialmente solo es la secretaria de la Junta del CAB; en realidad también es vicepresidenta, tesorera, relaciones públicas, reservadora de restaurantes, impresora, locutora de radio, contable, voluntaria para entrevistas y otros cargos que todavía están por inventar. A eso súmale su trabajo, sus dos hijos pequeños y sus aficiones como cualquier otro ser humano estándar. En resumen... ¡una auténtica máquina con un merecido descanso por disfrutar! La mayoría recordará este como el año de Alejandra Prat, pero para mí la mujer de esta V edición es sin duda Magda. ¡Disfrutad de su experiencia!

-----------

Cuando mi amigo Martín me pidió hacer una colaboración en su blog me hizo mucha ilusión, y más para tratar sobre un tema tan entrañable y emocionante para mí como es la Carrera de la Mujer de este año. Al principio no sabía exactamente sobre qué hablar, si centrarme en mi experiencia como organizadora, voluntaria o corredora. Pero luego pensé que si me venía una imagen a la cabeza pensando en esta carrera era el sentimiento de amistad, compañerismo y sintonía con todas aquellas que como yo  corrieron, trotaron o anduvieron en ese día. Ya perdonaréis si me extiendo o reincido mucho en alguna cosa que no resulta de mucho interés para el lector, pero he decidido contar mi experiencia desde el corazón, de una manera casi lírica, que espero que os pueda transportar a ese momento, que os pueda transmitir lo que sentí al compartirlo con mis amigas.  

Han sido unos meses de mucho trabajo e ilusión con la preparación de la carrera, de mucho esfuerzo por parte de las “chicas CAB” para encontrar muchos colaboradores, regalitos para las bolsas, avituallamientos,… que el mejor colofón fue el gran regalo de poder disfrutar de la carrera todas juntas. Y aunque no sabía si iba a darme tiempo de salir con ellas en la salida al final lo conseguí  y me alegro de todo corazón. 

Llegada la fecha de la carrera de este año no todas las chicas del grupo estaban en condiciones de correr por diferentes motivos y por ello decidimos salir todas andando. Este es el primer año que no hacía la salida corriendo y casi se me despegaban los pies del suelo al oír la cuenta atrás. Me entró un hormigueo por el cuerpo, los nervios previos, hasta un poco de mareo; sensaciones habituales en mí cuando me posiciono en la línea de salida. Pero cuando oí el pistoletazo de salida se me pasó todo de golpe y empecé a disfrutar de todo el recorrido. 

Pude notar todos los ánimos de la gente de Barbastro, sus aplausos, sus vítores, su calor humano …. Me sentí enseguida reconfortada y, empujada por mis amigas, vimos cómo la marea rosa empezaba a despegar. Al ir caminando te vas dando cuenta de todos los detalles que corriendo no se aprecian: la gente con la que te cruzas, los escaparates y lugares decorados de rosa durante el recorrido, la música que ameniza tus pasos.... También vas viendo a esos hombres que de forma altruista se han presentado voluntarios para controlar que todo salga bien y están listos para actuar en caso necesario. 


Cuando pasamos por el primer cruce ya empezamos a animarnos de verdad viendo a uno de nuestros chicos en su puesto. Al llegar al Cortes y con la melodía de fondo de los Gaiteros del Somontano ya estamos envueltas totalmente en el ambiente festivo. Nos daban ganas de saltar, gritar, cantar … ¡¡Y sobre todo de reír todas juntas!! Seguimos con el recorrido, por la Plaza Diputación, con los fotógrafos inmortalizando con sus imágenes cada momento. A la altura del puente San Francisco nos cruzamos con las primeras corredoras, que sofocadas pero satisfechas, ven su meta cada vez más cercana. Nosotras, cómo no, entendemos lo que se siente al estar al límite de tu resistencia y recibir el apoyo moral de otros participantes así que intentamos que les llegue nuestro calor. Tras este momento llegamos a las Huertas, estamos felices de ver que la zona se ve bastante concurrida de gente, animando a sus conocidas y a la que no lo son tanto, que ya han llegado al ecuador de la prueba. Corre una brisa agradable y la visión de los árboles cuajados de flores nos transporta a una cercana primavera y un paseo entre amigas, comentando nuestras cosas y compartiendo bonitos recuerdos. 




video

Ya desandando el camino hacia el Coso nos vamos animando más si cabe. Nos cogemos todas de la mano y vamos animando al público que nos va devolviendo los ánimos a su vez. Y de este modo llegamos a la meta, con nuestro amigo Javi Subias inmortalizando el momento con su cámara en mano, haciendo de esta carrera una de las más especiales de mi vida, hasta la fecha. Cuando lo recuerdo aún se me eriza la piel y se me ponen los pelos de punta. 

Ahora que ya he podido repasar los momentos vividos este domingo pienso en todo lo conseguido y veo que el esfuerzo ha valido la pena. Todos los voluntarios, corredoras, organizadores, patrocinadores, instituciones, organismos y demás personas involucradas. 14.000 € como donativo a la AECC… creo que podemos estar realmente satisfechos de haber aportado nuestro granito de arena en la lucha contra el cáncer y espero que sirva para ayudar a muchas personas afectadas por esta terrible enfermedad y a sus familiares que la sufren con ellos.




En resumen, la Carrera de la Mujer de este año es un recuerdo aún reciente en mi memoria y por desgracia el cerebro humano no es capaz de recordar todos los detalles y sensaciones de los momentos pasados, aunque los hayas vivido intensamente. Pero sin duda me quedarán muchos recuerdos grabados en la memoria de este día. Y por desgracia alguna de las corredoras no podrá disfrutar de una nueva edición de esta carrera, pero siempre intentaremos llevarlas a todas y cada una de ellas en nuestro corazón. ¡Por nosotras, por vosotras y sobre todo por ellas!










1 comentario:

  1. Grande Magda!!. Para mi también ha sido una gran sorpresa Martín. Merecido homenaje, y buena crónica de Magda

    ResponderEliminar