MEDIO MARATÓN DE SITGES 2016

¡He vuelto al mundo de los dorsales tras una larga temporada cuasi-desaparecido! Si ahora escribo tan poco es, aparte de porque tengo poco tiempo para sentarme tranquilamente, porque también tengo poco tiempo para correr. Ni escribo, ni corro, ni ná de ná… solo trabajo, duermo, bebo, como y paseo por Rambla Catalunya.

Pero casi por casualidad, en medio de este torbellino de vicio y responsabilidad… me he anotado una media maratón por aquello de no perder las buenas costumbres deportivo-familiares. La de Sitges, como no podía ser de otra manera dada la cercanía a Barcelona y la relación que me une a ese bello lugar.

En la línea de salida la misma sensación que se tiene cuando vas a un exámen a probar suerte siendo consciente de que se tiene que alinear Saturno con las lunas de Urano para que puedas llegar a rascar el 5. Esa bonita sensación que todo buen universitario ha tenido alguna vez…



Como es la tercera vez que hago esta carrera, el recorrido lo conozco bien y sé que es muy feo, pero también sé dónde tengo que tener más y menos cuidado. La táctica está clara desde un principio: me agarro al globo de 1h45 y que pase lo que tenga que pasar. Al principio se hace lento pero al final cuando ya vas por la segunda vuelta se agradece bastante.

Chino-chano y paso a paso controlando que nada raro se dispare por el cuerpo, me planto en la meta del Passeig de la Ribera en 1h45min17seg. Nada que ver con la última vez que corrí esta media, donde marqué mi hasta ahora mejor tiempo en los 21,1 kilómetros. 

A mi madre y a Mister Chéliz les costó algo más. Tampoco tuvieron su mejor día por mucho que a Jose María todo le parezca perfecto y maravilloso siempre. Eso sí, en la ya clásica calçotada post-carrera a la que se unieron mi padre y mi hermano nadie sufrió ni fue corto de respiración. ¡Ahí todo el mundo hace buen papel!

En resumidas cuentas, la media de Sitges 2016 no pasará a la historia como la mejor carrera de mi vida pero sí que debería utilizarla como punto de inflexión para que este 2016 esté lleno de trabajo y también de deporte. ¡Menos excusas y más entrenos Martín!




RESÚMENES DE OTROS AÑOS



¡Saludos, litros y kilómetros desde Barbastro! 

Comentarios